20160417164140-pinar-gano-a-ciego-6to.juego.jpg

 

10:39:44 a.m.    

Los vegueros de Pinar del Río y los tigres de Ciego de Ávila chocarán hoy en el séptimo y decisivo partido de la gran final del béisbol cubano, en busca de la corona nacional. Si Pinar consigue la victoria entonces habría conquistado su título nacional número 11, en tanto un triunfo de Ciego de Ávila le otorgaría su tercera corona. 

Con su triunfo de ayer, los pinareños empataron la finalísima a tres victorias por bando y se situaron a un paso de hacer realidad un milagro, un hecho insólito en la historia de la pelota nacional: remontar un déficit de 0-3 en una serie de postemporada. 

Los vegueros perdieron los tres primeros duelos por 4-9, 1-2 (en 13 innings) y 5-6, y quedaron totalmente contra la pared, sin embargo, ganaron el cuarto juego por 6-3, el quinto por 8-7, y el sexto por 7-3, dejando espacio para soñar con la gran remontada. 

Hasta ahora, ninguno de los mentores designó al abridor del séptimo choque de la serie, aunque dejaron pistas de sus opciones. 

El abridor está entre Lázaro Blanco y Dachel Duquesne, alertó Roger Machado, manager de los tigres avileños, mientras su par de los vegueros, Jorge Gallardo, señaló como posibles iniciadores a los diestros Vladimir Baños y Erlys Casanova. 

A priori, Pinar cargará con el cartel de favorito para ganar el encuentro y llevarse la corona, aunque en el béisbol cualquier cosa puede pasar. 

Tras remontar la desventaja 0-3, la euforia de los vegueros será un arma de doble filo. Si salen confiados pudieran sufrir una gran decepción pues jugarán contra el equipo más estable del campeonato, vigente monarca del país. 

Los vegueros tienen un importante dato a su favor: en las cinco ocasiones que disputaron un séptimo juego en etapas de playoffs siempre salieron airosos. 

Si finalmente Pinar consigue la victoria entonces habría conquistado su título nacional número 11, en tanto un triunfo de Ciego de Ávila le otorgaría su tercera corona. 

(Fuente: PL)