20160405135752-malas-practicas-medicas.jpg

 

7:57:36 a.m. 

La revista Consumer Reports publicó sobre casos que van desde pediatras que atienden bajo los efectos de sustancias psicoactivas hasta cirujanos que amputan piernas por una simple fractura. 

Ya son parte de las leyendas populares y del humor las historias de mala praxis o negligencia médica que, efectivamente, han ocurrido en el mundo, algunas tan sorprendentes como “olvidar” un instrumento quirúrgico dentro del cuerpo del paciente, tener conductas sexuales inapropiadas o extirpar los órganos equivocados. Pero lo más grave de todo, es que estos doctores no son suspendidos automáticamente de su cargo y pueden seguir trabajando hasta que se les demuestre su responsabilidad. 

Perola realidad puede ser bastante peor de lo que creemos. Un informe publicado por la revista estadounidense Consumer Reports, titulado “Lo que no sabes de tu doctor puede lastimarte”, muestra cuán comunes son estos percances y cuán difícil es para un paciente saber si su doctor ha tenido malas prácticas o si tiene encima un proceso disciplinario. En Estados Unidos, por ejemplo, este tipo de médicos pueden seguir ejerciendo su profesión hasta que los Consejos Médicos Estatales investiguen las demandas, quejas y supuestas negligencias que hayan tenido, con todo el tiempo que esto implica. 

La revista pudo tener acceso a los registros de 500 médicos que en este momento están siendo disciplinados en California y tienen cargos por cirugías mal hechas u homicidio por negligencia. Lo que encontraron es realmente preocupante. 

Entre los casos está el de un cirujano ortopédico que terminó amputando una pierna por una simple fractura de fémur, un ginecólogo obstetra que retiró el ovario equivocado (le dejó el que tenía un quiste), una pediatra que trabajaba bajo los efectos de sustancias psicoactivas y ya había sido disciplinada trece veces, un psiquiatra que fue descubierto por tomar alcohol en su turno y un neurólogo que permitió a sus asistentes dar analgésicos opiáceos por bomba de infusión con dosis inapropiadas que terminaron con la vida de un paciente. 

“Algunos de estos casos plantean la pregunta de qué es lo que se necesita para que se suspenda o revoque la licencia de un médico. El sistema para disciplinarlos necesita ser más transparente, confiable y accesible”, dice el informe. 

De acuerdo con Consumer Reports un “gran porcentaje” de los 1,25 millones de médicos que han recibido licencia para ejercer en Estados Unidos, están siendo sometidos a mala praxis o demandas, y muchos de ellos siguen ejerciendo mientras las Juntas Médicas los monitorean periódicamente. Por esa razón, le solicitaron al Consejo Médico de California que los profesionales le informen a sus pacientes la condición en la que se encuentran, pero rechazaron la idea porque podría perjudicar la relación médico-paciente. 

(Fuente: CS.AE)