8:09:34 a.m.

Los británicos quieren volver a hacer historia con su esperado concierto el viernes 25 de marzo en Cuba, en el cual están dispuestos a romper su propio récord de asistencia. (Video: Live from St. Louis, Missouri (USA) 1997. Bestial video en concierto de los Rolling Stones).

Los Rolling Stones ofrecieron un multitudinario concierto gratuito en la playa de Co­pacabana, en el 2006. La presentación fue un hito del que hoy todavía se habla. Había 1 300 000 personas sobre la hierba, llegadas desde todas partes de Brasil y del mundo desde la noche antes del concierto. Diez años después los británicos quieren volver a hacer historia con su esperado concierto el viernes 25 de marzo en Cuba, que reunirá a personas de todo el país y de varias partes del planeta.

La banda parece que vendrá dispuesta a imponer nuevo récord. Hace un par de días me comentaba uno de los miembros del staff que Los Rollling han pedido que se acondicione la Ciudad Deportiva para que abrigue a la mayor cantidad de público posible.

En principio se calcula la cifra de 400 000 personas, pero varios de los implicados en la organización del espectáculo, también gratuito, prevén que se rompa la cifra de Copacabana y que los Stones incluyan a Cuba en la primera pá­gina de su propio libro Guinness de récords.

No se puede resumir en unas pocas lí­neas la historia de Los Rolling, porque estaríamos resumiendo la propia historia del rock and roll, pero repasemos algunos de los temas que llevaron a la banda a ser una de las entidades culturales más simbólicas de nuestro tiempo.

Mick Jagger y Keith Richards se reencontraron en un tren ha­cia la antigua ciudad londinense de Dartford en 1961 y armaron la idea de formar una banda, en medio de la crisis de la posguerra, cuando muchos jóvenes británicos buscaban una salida a un contexto de privaciones y desencantos.

La alineación, fundada en 1962, tuvo un increíble olfato para sumergirse en el sonido del blues y el rock and roll estadounidense, rescatando del olvido a grandes músicos negros norteamericanos y dando cuerpo a una música sucia, salvaje, y ruidosa, que entregó al mundo una nueva forma de rock and roll.

Elvis Presley, se sabe, subía al escenario como una ráfaga y echaba a andar las caderas a mil revoluciones por minuto provocando que sus fanáticas llegaran a morir de euforia ante el Rey. Mick Jagger luego llevó las cosas un poco más allá y con apenas 20 años trepaba al escenario como un demonio.

Era la figura perfecta para ponerle rostro a aquella música con su infierno de movimientos espasmódicos y sexuales, que todavía, contra todos los pronósticos, exhibe en sus multitudinarios conciertos como una  marca de la casa.

La banda, que tiene en Charlie Watts y Ronnie Wood a otras de sus figuras célebres, se hizo grande con un repertorio lleno de temas enormes pero, sin embargo, la mayoría del público británico la conoció interpretando en televisión I wanna be your man, de la autoría de John Lennon y Paul McCartney.

Si bien es un mito aquello de que ambas formaciones se pedían la cabeza, los Stones iban con todo para no quedarse como segundos de nadie. Y despegaron definitivamente con la célebre: I Can’t get No (Satisfaction).

I can't get no satisfaction,
I can't get no satisfaction
Because I try and I try and I try and I try
I can't get no, I can't get no
 
When I'm driving in my car
and that man comes on the radio
and he's telling me more and more
about some useless information
supposed to fire my imagination
I can't get no, oh no no no
Hey hey hey, that's what I say
 
I can't get no satisfaction,
I can't get no satisfaction
Because I try and I try and I try and I try
I can't get no, I can't get no
 
When I'm watching my TV
and that man comes on to tell me
how white my shirts can be
Well he can't be a man because he doesn't smoke
the same cigarrettes as me
I can't get no, oh no no no
Hey hey hey, that's what I say
 
I can't get no satisfaction,
I can't get no girl with action
Because I try and I try and I try and I try
I can't get no, I can't get no
 
When I'm riding round the world
and I'm doing this and I'm signing that
and I'm trying to make some girl
who tells me baby
better come back later next week
'cause you see I'm on losing streak
I can't get no, oh no no no
Hey hey hey, that's what I say
 
I can't get no, I can't get no,
I can't get no satisfaction,
no satisfaction, no satisfaction, no satisfaction
The Rolling Stones - I can't get no satisfaction

Cuentan que a Keith Richards se le ocurrieron los primeros acordes en la habitación de un hotel en mayo de 1965, y a la mañana siguiente se la presentó a Jagger. Tras pulir algunos detalles, grabaron la versión definitiva en los estudios de Elvis Presley, en Los Ángeles. Desde el lejano 1965 empezó a darle la vuelta al mundo y hoy es el tema de batalla por excelencia de la maquinaria Stone.

Tres años más tarde llegó la no menos célebre Sympathy for the devil. Inspirada en el libro El maestro y margarita, de Mijaíl Bulgákov y la obra de Charles Baudelaire, la canción, escrita por Jagger, se hizo famosa, además, por sus alusiones a la Segunda Guerra Mundial, a la crisis de los misiles y al asesinato de Jhon F. Kennedy. Con los años ha sido reconocida como una de las más grandes canciones de rock de todos los tiempos.

Cada cual tendrá su propia selección   pero Gimme shelter (1969) no puede faltar en la lista. Los años 60 fueron muy prolíficos para la alineación y entre los grandes temas que publicó  durante la etapa aparece esta canción que termina con aquella dura frase de “La guerra, chicos, está a un disparo de distancia”. El tema, como se deja ver, fue compuesto como protesta a la guerra de Vietnam.

La trayectoria de la banda está llena de otros títulos que le asfaltaron el camino hacia la leyenda. En esa larga lista no se pueden pasar por alto Street fighting man, nacida después de que Richards y Jagger fueran testigos de las marchas del mayo francés y las manifestaciones contra la ya mencionada guerra de Vietnam.

La canción fue otro hit y resume una buena parte de la primera conciencia social de los Stones. Si usted es fan sabrá que Jumpin jack flash, Let it bleed, Angie, Paint It Black, Brown Sugar, Honky Tonk Women son otras de las imprescindibles. Cada una encierra fragmentos desordenados de ese caos vital que fue la banda durante décadas.

En la segunda mitad de 1970, cuando decaía el esplendor del movimiento hippie, los Stones entraron en una etapa de altibajos, producto, entre otros motivos, de los excesos de la banda, una etapa en la que algunos pensaron que tocaría fondo.

Sin embargo, supieron entrar de nuevo por el anillo del fuego y sorprendieron con el potente Some Girls, un disco que combinaba con naturalidad el rock, el punk y la música disco, una tendencia que ya cobraba fuerza en las pistas de Europa y Estados Unidos. En 1989, fueron a parar al salón de la Fama del rock and roll. El hecho hizo justicia a una banda que más de 25 años después es el testimonio vivo de una época que aún se mantiene en pie gracias a ese monstruo de energía que son los Rolling Stones, entre otras legendarias figuras como Bob Dylan, Paul McCartney, Joni Mitchell o Patti Smith.

Con cerca de 30 discos siguen grabando canciones, ofreciendo mastodónticos conciertos y tratando de romper a toda costa sus propios récords, antes de despedirse, por razones obvias, de los escenarios. Pero antes de que llegue ese momento aterrizarán en La Habana para que Cuba llegue a ocupar los primeros lugares en el mito Stone.

(Fuente: Granma/ Michel Contreras)

Enlaces relacionados: