20151117113836-transplate-de-rostro-nueva-york.jpg

 

5:36:15 a.m. 

El paciente era bombero y quedó desfigurado cuando el techo de una casa cayó sobre su cabeza; perdió párpados, orejas, labios, nariz, cabello y cejas. 

Un socorrista de 41 años que quedó desfigurado en 2001 fue sometido al trasplante de rostro más amplio y complejo practicado hasta el momento, informó ayer el centro médico NYU Langone de Nueva York, en el que más de 100 médicos, enfermeras y personal técnico participaron en una cirugía de 26 horas realizada a mediados de agosto. 

El paciente fue Patrick Hardison, de Senatobia, Misisipi, quien sufrió graves heridas faciales cuando trabajaba como bombero voluntario justo unos días antes de los ataques del 11 de septiembre. 

Hardison quedó severamente desfigurado cuando el techo de una casa en llamas cayó sobre su cabeza durante una misión de rescate. Perdió párpados, orejas, labios, la mayor parte de la nariz, el cabello y las cejas. 

La operación 

Eduardo Rodríguez, jefe del departamento de Cirugía Plástica, lideró la operación luego de un año de preparativos para darle a Hardison un nuevo rostro con otro cuero cabelludo, orejas, canales auditivos y algunas porciones de huesos de barbilla, pómulos y nariz. 

También le proporcionó nuevos párpados y músculos que controlan el parpadeo. Antes Hardison no podía cerrar sus ojos completamente. 

El paciente llegó al doctor Rodríguez luego de más de 70 cirugías previas, pero tuvo que esperar un año hasta que apareciera un donante con la edad, el peso, la altura y la piel adecuados. También debía tener una estructura ósea similar y era necesario contar con el consentimiento de la familia. 

Esta sucesión de coincidencias ocurrió en agosto, cuando David Rodebaugh, un ciclista de 26 años que vivía en Brooklyn, falleció en un accidente vial. Su madre aceptó donar sus órganos. 

El trasplante, que cuesta entre 850 mil y un millón de dólares, fue asumido por una subvención especial de la NYU Langone, precisó Rodríguez. 

El médico dijo que le había dicho a Hardison que la probabilidad de que la operación fuera exitosa era de 50 por ciento, porque quería que el paciente entendiera "el gran riesgo que significa participar en este procedimiento experimental". 

En conferencia de prensa, Rodríguez subrayó que "esta no es una operación para cualquiera, es para individuos muy valientes". 

Nueva vida 

"Estoy profundamente agradecido con mi donante y su familia", escribió Hardison en un comunicado divulgado por el centro médico. 

"Espero que vean en mí la bondad de su decisión. También quiero agradecer al doctor Rodríguez y su extraordinario equipo. Me han dado más que una nueva cara. Me han dado una nueva vida", agregó el paciente. 

Tres meses después, Hardison está comenzando a volver a una rutina diaria, pero deberá tomar medicamentos inmunosupresores el resto de su vida y tendrá que hacerse controles mensuales en Nueva York. 

Entre enero y febrero se espera que se someta a otro procedimiento para ajustar mejor el tejido alrededor de sus ojos y labios, informó Rodríguez. 

Su discurso también va a mejorar y, aunque aún se alimenta a través de un tubo, los médicos están incrementando lentamente la cantidad de comida normal que es capaz de ingerir. 

"Le está yendo muy bien en su día 93", afirmó el doctor, tras destacar que la operación de Nueva York logrará que los futuros trasplantes faciales sean más seguros y tengan mejores resultados. 

La diferencia 

Rodríguez señaló que la operación se trató del mayor trasplante de tejido facial que se ha practicado, y afirmó que la principal diferencia entre esa cirugía y las que se han realizado antes, es que él logró probar que el cuero cabelludo puede ser trasplantado completamente junto al rostro. 

Además, el trasplante de párpados, en particular, "provee gran esperanza a los individuos que los pierden", añadió. 

Los trasplantes de rostro se han vuelto cada vez más frecuentes. El primero parcial del mundo fue practicado por médicos franceses en 2005, en una mujer que había sido atacada por un perro. 

En marzo de 2015 el hospital universitario Vall d'Hebrón de Barcelona, España, informó que había practicado exitosamente lo que entonces fue el trasplante facial más complejo, pues consistió en la reconstrucción de la parte baja del rostro, cuello, boca, lengua y garganta. Esa operación reconstruyó dos tercios del rostro de un hombre de 45 años. 

En 2010, el mismo hospital practicó el primer trasplante facial total en un hombre que sufrió un accidente que lo dejó sin nariz y deformó su mandíbula y pómulos. 

(Fuente: milenio /AFP)