20151016135932-yurisbel-gracial-3.jpg

 

6:51:29 a.m. 

Por Michel Contreras 

Lo aclaro de antemano: siempre he tenido por norma respetar el trabajo ajeno, porque nada me acredita para despedazar —como si fuera un tigre enfurecido— la obra de los otros. Y el team Cuba, ese grupo de 28 nombres anunciados este miércoles, es resultado del trabajo de gente que conoce mejor que yo las interioridades (digamos, estados anímicos y forma deportiva) de los jugadores. (Foto: Gracial, un acierto de la convocatoria). 

De manera que este comentario no va —no puede ir— destinado a deshacer. No es el propósito. Pero soy periodista y disfruto como nadie ese derecho, el ejercicio del criterio. Detesto andar con la cabeza gacha, celebrándolo todo, aplaudiendo con una sonrisa fingida en modo marioneta. Así que esto es lo que pienso de la escuadra que asistirá en noviembre al Premier 12. Al final, ya lo dijo el más grande, “son mis versos (…), a nadie los pedí prestados”. 

Tengo mis discrepancias con la selección, aunque también coincido en varias decisiones. No creo que estuviéramos aptos para armar una escuadra muy superior a ésta con el talento limitado de la Serie Nacional, pero sí me parece que, en términos ajedrecísticos, había algún cambio de piezas posible, ciertos enroques necesarios, dos o tres jaques para dar. Entro en materia. 

En la receptoría, el propio Víctor Mesa me explicó que Frank Camilo Morejón superó a Yulexis La Rosa “atendiendo a parámetros de rendimiento individual. Entre ellos dos, que son los mejores del país a la defensa, quedó claro que el primero está en mejor momento de forma”. Nada que objetar: en la campaña, el capitalino ha estado ampliamente por encima del naranja, tanto al bate como con la mascota. 

Concuerdo aquí, y celebro también el retorno a los dos catchers ofensivos, porque un equipo que suele sufrir tanto para hacer carreras no puede darse el lujo de renunciar a peloteros que producen. Ahora mismo, Osvaldo Vázquez se me antoja el máscara titular del conjunto, y Yosvany Alarcón, el designado. 

El infield es harina de otro costal. Voto con las dos manos por las inclusiones de Yurisbel Gracial —el portento que no acaba de explotar- y Rudy Reyes, quien ha probado ser de esa especie que se multiplica al calor de la competición. Además, creo firmemente que Yorbis Borroto se ha apuntalado en su regreso a la plantilla. Del resto le pregunté a VM32. 

“El colectivo técnico se inclinó unánimemente por Yasiel Santoya sobre William Saavedra —argumentó el mentor. En el caso de Guillermo Avilés, un talento enorme, discutió hasta el final y quedó en la reserva, al igual que Yunior Paumier, que está ‘encendido’. Lo que ocurre es que optamos por llevar un torpedero natural como Yordan Manduley porque esa es la llave del equipo, ahí yo no puedo improvisar. Y en cuanto a Yuliesky Gourriel… a ese nadie lo dejaría fuera”. 

Aceptado: Santoya es uno de los atletas de mayor crecimiento en las últimas temporadas, y Manduley, sin ser un shortstop de relumbrón, ofrece suficientes garantías. No obstante, sospecho que ya había llegado la hora de Avilés, y que representar el mejor pelotero de la Serie no es razón para olvidar que Yuliesky Gourriel renunció hace poco tiempo a formar parte de un equipo nacional. 

Paso a los jardines. Me llama la atención la ausencia de Frederich Cepeda, quien junto a Pedro Luis Lazo fue la bujía inspiradora del team Cuba durante muchos años. El “24” ha estado en baja forma por la Liga Japonesa, pero ha probado que la camiseta roja le queda a la medida. Incluso nos sacó las castañas del fuego en la Serie del Caribe 2015. No es que yo sea partidario de que la gente viva de su historia, pero —vista la relación de convocados— pienso que aún había espacio para él. 

Al otro que yo no habría descartado es a José Adolis García. El muchacho es el segundo jonronero del evento y acumula la friolera de 31 empujadas, con seis asistencias en el bosque derecho. Todo sea dicho: su coequipero Yoelvis Fiss manda en impulsadas y exhibe astronómico OPS de .966 (OBP .429 + SLU .537). 

Más allá del preocupante descenso ofensivo descrito por Stayler Hernández en lo que va de octubre (10 hits en 44 turnos), percibo como aciertos los llamados a filas de Lourdes Gourriel y Julio Pablo Martínez, aunque a la hora del resumen una áspera verdad queda al desnudo: casi todo el poder del outfield cubano se concentra en Alfredo Despaigne. 

“Yuniesky Gourriel se ganó en Canadá el derecho de integrar la selección”, sostuvo Víctor Mesa cuando le pregunté por el caso más comentado en el foro de este sitio digital.

Finalmente, los pitchers. “¿No será que hay demasiados brazos ‘remendados’ y/o veteranos para enfrentar un torneo que exige intensidad?”, le inquirí al manager y su contesta fue inmediata: “La mayoría de los que dejamos fuera también lo son”.

Eso no se lo pude discutir. Sin embargo, le hablé de varios lanzadores que viven una magnífica campaña: Vladimir García, Yoen Socarrás, Yadir Rabí, Leandro Martínez, Erlis Casanova, Miguel Lahera, Wilber Pérez…

“No es cuestión de números —replicó VM32. Es asunto de ver a los hombres en el terreno, en circunstancias complejas. Tenemos pitchers que están dominando porque en los equipos contrarios hay pocos bateadores realmente peligrosos, pero en el Premier la situación es diferente”.

Luego me sugirió que la presencia del taponero José Ángel García —desdeñado en sus tiempos de estrella— se debía a que “tiene un slider único, te lo aseguro yo”, y me adelantó su optimismo con el grupo.

La verdad, no espero demasiado del equipo. Se lo dije a Víctor Mesa, y se lo digo ahora a usted. Hay mucha carencia a flor de piel, y en un torneo de categoría AAA —no hacen falta bigleaguers para eso— se exprime con sadismo cada debilidad rival.

Definitivamente, nunca he sido propenso a creer en los milagros.

(Fuente: Cubadebate)

Artículo relacionado: