20151016122843-assange.jpg

 

6:20:51 a.m.  

El canciller de Ecuador Ricardo Patiño, criticó que Reino Unido no haya dado una respuesta positiva a un pedido para que se conceda un salvoconducto especial con fines médicos al fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien se encuentra asilado desde 2012 en la embajada de Quito en Londres. 

"Lamentamos informar que no hemos tenido una respuesta positiva al salvoconducto solicitado al gobierno de Gran Bretaña", dijo Patiño en una conferencia de prensa en la sede de la cancillería en Quito. 

Ecuador había solicitado el salvoconducto con el fin de que el ex pirata informático y periodista australiano pueda abandonar "por unas horas" la embajada para realizarse una resonancia magnética por un dolor que presenta en su hombro derecho. 

"La respuesta que hemos recibido del Reino Unido es que puede salir de la embajada en cualquier momento para recibir la atención médica que necesite, pero la orden europea de detención se mantiene. O sea, puede salir pero lo van a coger preso", indicó Patiño. 

El canciller indicó que Assange padece la dolencia desde hace tres meses y que con el pasar de los días ésta se ha ido agravando, por lo que requiere atención médica en una casa de salud. 

Assange, de 44 años, es requerido por la justicia sueca para que responda por un supuesto caso de violación que prescribirá previsiblemente hasta 2020 y que él niega. 

Otras tres causas que pesaban en su contra por supuesto acoso sexual ya prescribieron en agosto pasado, por lo que la fiscalía sueca cerró esos procesos. 

En 2012, Assange se refugió en la embajada de Ecuador en Londres, después de perder una batalla legal contra su extradición a Suecia en Reino Unido. 

En agosto de ese año, Quito le otorgó asilo debido a que su vida corre peligro, ya que existe el temor de que pueda ser extraditado a Estados Unidos, donde es requerido por la justicia por la difusión de miles de documentos secretos en su portal "Wikileaks". 

Reino Unido rechaza el asilo y se niega a entregarle un salvoconducto para que pueda viajar a Quito con el argumento de que tiene la obligación legal de extraditarlo a Suecia para ser interrogado sobre las acusaciones de delitos sexuales.

El canciller ecuatoriano informó además que en noviembre próximo llegarán a Ecuador representantes de la justicia sueca para avanzar en la suscripción de un acuerdo de asistencia penal internacional para que se tome una declaración a Assange, en el caso que se lo investiga. 

Recordó que recién el pasado 6 de agosto Suecia había mostrado intención de interrogar a Assange, cuando podía haberlo hecho hace tres años.

"Seguiremos cumpliendo con nuestra palabra de facilitar las condiciones para que se tomen las declaraciones de Assange, pero expresamos nuestra preocupación porque se pudieron realizar antes", apuntó el jefe de la diplomacia ecuatoriana. 

El pasado 31 de agosto, según Patiño, se realizó la primera reunión con las autoridades suecas para dialogar sobre el acuerdo de asistencia penal internacional en este caso. 

(Fuente: SPD/Xinhua)