20150731125033-ricardo-alemao-dirigente-del-partido-comunista-de-brasil-pcb-..jpg


6:44:47 a.m.

El proceso de cambios que hoy viven Latinoamérica y el Caribe no es irreversible por lo que la batalla para continuarlo será dura, advirtió hoy aquí Ricardo Alemao, dirigente del Partido Comunista de Brasil (PCB).

El jefe de Relaciones Internacionales del PCB dijo ante delegados al XXI Encuentro del Foro de Sao Paulo que la experiencia en su país demuestra que hay que ser optimistas, pero sin ser triunfalistas.

Refirió las complejidades que encara el proceso dirigido por la presidenta Dilma Rousseff, en medio de una arremetida de la derecha y de la oligarquía financiera contra el gobierno del Partido de los Trabajadores.

Esa escalada comprende la guerra económica, mediática e incluso el financiamiento externo a la oposición como ocurre en países como Venezuela, Ecuador y Bolivia, argumentó.

Reconoció que en 2014 los partidos integrantes del Foro de Sao Paulo ganaron todas las elecciones de ese año.

Pero ello no indica que tales conquistas sean irreversibles en medio del ataque de la derecha y de los embates de la crisis económica internacional y la globalización, acotó.

Afirmó que el gobierno brasileño pareciera estar en la oposición, pues tiene minoría en el Congreso, en contra el sistema judicial y está bajo la artillería de los medios de comunicación privados.

Ello explica las difíciles condiciones en que avanzan los cambios en el continente, donde, enfatizó, la unidad e integración deben ser escudos ante las agresiones de la derecha y el capital internacional.

Por su parte Hugo Molnis, representante del Movimiento al Socialismo de Bolivia, indicó que los procesos de cambio en el continente, y en particular en su país, deben ir transformando las reglas de juego de la llamada democracia participativa y de las estructuras estatales heredades de los gobiernos neoliberales.

El  futuro latinoamericano depende de la integración

En su intervención José Ramón Balaguer Cabrera, jefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, expresó que el futuro de Latinoamérica depende de la integración y de que los gobiernos progresistas se sostengan frente a los ataques de la derecha.

Cuando hablamos de fuerzas progresistas en el gobierno es algo inédito y extraordinario en un continente que ha sido considerado por Estados Unidos como su traspatio, por mucho que ahora Washington quiera negarlo, apuntó.

El jefe de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba alertó que lo que pase en cualquiera de los países de la región "nos afecta a todos", por ello la necesidad de continuar la solidaridad y profundizar la integración de nuestros pueblos.

Dijo que cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoce que Estados Unidos quedó aislado en su política de bloqueo contra Cuba, "también está hablando del Foro de Sao Paulo y de su incondicional apoyo a la Revolución cubana".

Reconoció que son muchos los retos para los gobiernos que buscan la justicia y la autodeterminación en América Latina.

Las causas que hoy defendemos representan la esperanza y el futuro de nuestra región, pero también impactan en otras latitudes donde el imperialismo destruyó a Iraq, a Libia y pretenden hacerlo con Siria, advirtió.

El mundo puede ser diferente y dependerá de nuestras luchas y de la unión con nuestros pueblos, subrayó.

El XXI Encuentro del Foro de Sao Paulo concluye el 1 de agosto en una reunión plenaria en la que se dará a conocer su declaración final y el plan de acción para enfrentar lo que denominan la contraofensiva contrarrevolucionaria.

(Fuente: PL/ACN)