20150728193700-alina-rodriguez.jpg


1:25:50 p.m.

Alina Rodríguez una de las actrices cubanas más relevantes de todos los tiempos, admirada por sus excepcionales dotes histriónicas y muy querida por su nobleza, como ser humano, falleció en La Habana, víctima de cáncer.

Nacida en La Habana, el cuatro de octubre de 1951, uno de sus trabajos más valorados recientemente fue su personaje de la maestra Carmela en la multipremiada película Conducta, de Ernesto Daranas.

Entre los numerosos lauros que mereció por su Carmela, figura el de Mejor Actriz, otorgado por  El Havana Film Festival New York en 2014,

Alina fue muy versátil, tanto en el teatro como en el cine y la televisión y entregas suyas —como su protagónico en el filme Maria Antonia, de Sergio Giral—, constituyen hitos en el universo de las actuaciones en la Isla.

 En las tablas dejó huellas memorables con obras como Contigo pan y cebolla, de Héctor Quintero o en su mítico mano a mano con Adolfo Llauradó en En el parque, del ruso Alexander Guelman.

La pequeña pantalla se prestigió con sus actuaciones en telenovelas aún recordadas  como su personaje de Justa en  Tierra Brava y en el campo de la enseñanza  impartió clases de actuación y dirigió a profesionales y aficionados en varios proyectos con carácter comunitario.

Sobre su labor creativa, voces autorizadas han opinado muy favorablemente, como la muy reconocida actriz y conductora Consuelito Vidal quien expresó: ¡Qué tronco de actriz es esa Alina Rodríguez!, para los cubanos ¡tronco! de lo que sea, es lo máximo, la cima, esa es la protagonista de María Antonia.

En varias oportunidades esta excepcional intérprete  declaró no tener preferencias por personaje alguno sino que su sueño  profesional siempre ha sido hacer cosas buenas.

“No  tengo nada en específico que desee, no tengo un personaje, pero sí me interesan los roles que dicen cosas, que tienen algo que decir interesante, que hagan reflexionar a la gente, que los mueva, que sea un personaje bueno y un guión bueno, algo que no siempre ocurre, siempre no nos toca", expresó a la prensa en una ocasión.

El deceso de Alina constituye una gran pérdida para la cultura cubana.    

Su cadáver está expuesto en la habanera funeraria de Calzada y K.

(Fuente: AIN) 

Enlaces relacionados: