20150727131525-la-ultima-medalla-de-los-pa.jpg


7:00:59 a.m.

A las 5:40 de la tarde de este domingo los integrantes de la selección argentina de voli masculino saltaban y se abrazaban de alegría tras su éxito 3-2 sobre Brasil, para ganar así la última medalla de oro disputada en estos XVII Juegos Panamericanos.

Más allá de los parciales del juego, 25-23, 18-25, 19-25, 25-23, 15-7, se apreció la fuerte reacción de los alumnos del laureado Julio Velasco. Canadá aventajó a Puerto Rico en cuatro sets, 25-11, 25-12, 23-25, 25-18, para obtener el bronce y afianzarse en el segundo lugar del medallero general del evento, avalado por 78 metales dorados, 69 de plata y 70 de bronce, detrás del líder Estados Unidos (103-81-81).

Del medallero, digamos que 12 de los 41 países participantes en la lid regresarán a casa sin haber probado las mieles del oro, relación que se inicia con Barbados y la cierran San Vicente y las Granadinas, Bermuda, CostaRica y San Kitts y Nevis, ganadoras únicamente de una presea de bronce en todo el certamen.

Canadá demostró no solo ser un gran anfitrión, por la hospitalidad, solidaridad y facilidades que ofreció para la competencia, sino porque sus deportistas se crecieron para conseguir nada menos que 78 títulos y ascender del quinto lugar de Guadalajara 2011, donde trabajó para (30-40-49), menos de la mitad de las logradas ahora en casa. A la labor de los locales, también les siguió el mantenido paso de Brasil, próxima sede de los Juegos Olímpicos del 2016 en Río de Janeiro, que preservó el mismo tercer escaño general, aunque con siete preseas doradas menos que cuatro años atrás, pues aquí logró (41-39-60), mientras en la cita tapatía acopió (48-35-58).

Cuba, que no participó en 133 pruebas de las 364 aprobadas en el calendario, estaba obligada a exhibir el máximo de eficiencia en sus participaciones, objetivo incumplido, por lo que descendió del segundo al cuarto peldaño, producto de sus (36-27-34), en relación con las (58-35-43) de Guadalajara.

Los cálculos de los especialistas precompetencia apuntaban a que los cubanos debían haber ganado 50-52 primeros lugares para mantener su histórica posición de sublíder panamericano conquistada desde Cali 1971. La realidad aquí, luego de ver la extraordinaria cosecha canadiense, indica que con medio centenar de títulos solo hubiera sido posible anclar en el tercer escaño del medallero.

Colombia (27-14-31) destronó a México del quinto sitio (22-30-43), toda vez que en la cita continental precedente quedaron invertidas esas posiciones, pues los aztecas capturaron (42-41-50), por (24-25-35) los cafeteros.

Argentina no se movió de su lugar, si en Guadalajara terminó séptima (21-19-35), ahora preservó esa instancia, pero con menos medallas de oro (15-29-31), señal de cómo se ha incrementado la lucha entre los países punteros, al mismo tiempo que han surgidos individualidades en distintas tierras capaces de ascender a lo más alto del podio, en reiteradas oportunidades en eventos donde les han restado opciones a los más encumbrados. 

(Fuente: Granma)