20150603134918-cosmos-3.jpg

 

 

7:46:34 a.m.

El Cosmos de Nueva York brilló sobre la grama del estadio Pedro Marrero y acabó goleando a la selección cubana de fútbol (4-1)

Poco importó que el cielo estuviera encapotado y no cesara de caer una pertinaz llovizna. Al final el Cos­mos de Nueva York brilló sobre la grama del estadio Pedro Marrero y acabó goleando a la selección cubana de fútbol (4-1) en un partido amistoso que devino fiesta para los aficionados y tuvo a Pelé como invitado de lujo.

De hecho una gran ovación recibió al mítico “diez” brasileño cuando se hizo presente en el estadio pa­ra ver jugar al equipo en el que puso punto final a su carrera, allá por los años 70, tras haber ganado más Co­pas del Mundo que nadie.

Y también cosechó un mar de aplausos Raúl, la nueva estrella del Cosmos, quien a punto de cumplir 38 años no es ya, obviamente, el mismo jugador que capitaneara a “los Galácticos” del Real Madrid, pero sigue teniendo mucho fútbol en sus botas como demostró sobre el césped.

No por gusto de ellas nacieron los dos primeros tantos del equipo estadounidense, aunque esta vez jugara inusualmente alejado del área, casi como un centrocampista más, para apoyar a sus compañeros. Pri­mero, con un pase preciso para que el velocísimo Lucky Mkosana abrie­ra la lata al minuto 8 con un disparo raso desde fuera del área. Y luego, con un sutil toque de cabeza que el volante uruguayo Sebastián Guen­zatti aprovechó para poner el 2-0.

Corría el minuto 32 y la selección cubana jugaba sin orden ni concierto, por lo que Chrisian y de nuevo Mkosana firmaron dos goles más antes del descanso, tras lo cual An­dy Baquero consiguió marcar el tan­to de la honrilla para los de casa y “algo rescatamos en la segunda mitad —como dijo luego el técnico Rául González Triana—, que debemos seguir trabajando para asentarnos mejor en la cancha en los partidos de la eliminatoria mundialista que tendremos frente a Curazao los días 10 y 14 de junio”.

Entretanto, el entrenador del Cos­mos, el venezolano Giovanni Sava­rese, comentaba que “nos encantaría regresar, por la hospitalidad y la calidad humana con que nos han tratado” y preguntado sobre la posibilidad de que en el futuro la selección cubana pudiera devolverle la visita al club neoyorkino declaraba: “Después de hoy todo es posible”, recogiendo el sentir de los jugadores de ambos equipos que se abrazaron en cuanto el árbitro Yadel Martínez pitó el final del encuentro.

(Fuente: Granma)