20150520121653-wintonchild.jpg


6:12:16 a.m.

Nicholas Winton, una leyenda viviente considerado como el "Oskar Schindler inglés" que salvó a 669 niños —en su mayoría judíos— de los nazis, cumplió 106 años.

A lo largo de su vida, Winton recibió numerosos honores por haber organizado los "trenes de la vida", entre el este de Europa y Gran Bretaña.

Ex agente de Bolsa, fue definido por el presidente checo Milos Zeman como "un ejemplo de humanidad, de altruismo, coraje y modestia".

Antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, emprendió un viaje a Praga, en la entonces Checoslovaquia: allí comprendió los riesgos para los refugiados procedentes de la zona de los Sudetes, recién anexada a Alemania, y comenzó a planificar la evacuación.

Todo comenzó durante unas vacaciones en Suiza, cuando recibió el llamado de un amigo que le explicó la situación de los judíos en Praga. Winton viajó de inmediato, y comenzó a ayudar a las familias en los campos de refugiados, donde se vivía a menudo en condiciones infrahumanas.

Desde el hotel donde se alojaba organizó los traslados de los niños, para salvarles la vida consiguiéndoles alojamiento en otros países.

Winton trabajó en dos frentes: por un lado organizó ocho trenes persuadiendo a los alemanes de no bloquear la operación, y por otra se activó con anuncios en los diarios ingleses buscando voluntarios que pudieran albergar a los niños y pagar los costos exigidos por el gobierno para recibirlos.

Al volver a Londres, siguió con su misión, interrumpiéndola sólo con el comienzo de la guerra en septiembre de 1939.

La historia del Schindler británico salió a la luz por primera vez hace 50 años, cuando su esposa Greta halló en el techo de su vivienda un álbum fotográfico que se remontaba al período en que su marido estaba en Praga.

Al conocer la historia, la mujer se puso en contacto con una experta en el Holocausto, que dio a conocer la obra de Winton.

En el mundo viven unas seis mil personas —entre ellas muchos descendientes de las personas salvadas— que deben su vida precisamente al heroísmo de Winton.

En 2009 se realizó una emotiva ceremonia para el 70 aniversario de su histórica empresa, cuando los niños de Winton —ya convertidos en adultos— hicieron junto con sus familiares el viaje desde la estación de Praga, llegando a Londres sobre un tren a vapor, para abrazar allí a su benefactor.

(Fuente: ANSA)