20150520120215-f0035645.jpg


6:00:17 a.m.

El acto nacional en conmemoración de los 120 años de la muerte en combate del Héroe Nacional cubano José Martí, tuvo lugar ante el obelisco que en el municipio oriental de Jiguaní señala el lugar exacto donde cayó abatido por el fuego enemigo el Apóstol de la independencia.

El tributo comenzó con la Guardia de Honor especial asumida en la histórica fecha por cadetes de la Escuela Interarmas de las FAR Mayor General José Maceo, Orden Antonio Maceo, y alumnos de la Escuela Militar Camilo Cienfuegos. 

 “Murió un hombre y nació un símbolo para los cubanos de todos los tiempos”, expresó en alusión a la fecha el miembro del Buró Político del Comité Central del Partido, Salvador Valdés Mesa, quien exaltó además las cualidades del Apóstol como intelectual excelso, humanista profundo y estratega visionario, “guía, aliento y referente de cuantos han luchado por una Cuba mejor en diferentes momentos de nuestra historia”.

En Santa Ifigenia

El tributo comenzó con la Guardia de Honor especial asumida en la histórica fecha por cadetes de la Escuela Interarmas de las FAR Mayor General José Maceo, Orden An­tonio Maceo, y alumnos de la Escuela Militar Camilo Cienfuegos, de la provincia de Cien­fuegos.

A Martí lo recordamos hoy —dijo al intervenir el presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, Reinaldo García Zapata—, más que por su muerte heroica, por la obra de su vida, por su ejemplo y sus enseñanzas, por su prédica, su modo de decir y hacer, que forman parte de nuestra doctrina revolucionaria.

Ofrendas florales a nombre del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y del General de Ejército Raúl Castro Ruz, fueron depositadas en homenaje al Héroe Nacional José Martí, ante el mausoleo que guarda sus restos en el cementerio de Santa Ifigenia.

Trasladado días después de su caída frente a fuerzas españolas en los campos de Dos Ríos hacia la necrópolis santiaguera, el ca­dáver de Martí fue objeto de varios entierros hasta que en respuesta a un anhelo popular recibiera digna sepultura, en este imponente monumento funerario el 30 de junio de 1951.

(Fuente: Granma)