20150201023712-mildre-hernandez-premio-cas.jpg

 

8:33:55 p.m. 

Mildre Hernández Barrios acaba de ganar el premio Casa de las Américas de literatura para niños y jóvenes, categoría que desde el 2005 no veía triunfar a ningún cubano. 

Su obra, El niño congelado, sobresalió entre 116 concursantes por su carácter risueño, paródico y desprejuiciado en el que «se muestra una cotidianidad que no es tranquilizadora, sino más bien surrealista», según trascendió en la ceremonia de entrega de los premios.

El jurado, integrado por Edgar Allan García (Ecuador), Ema Wolf (Argentina) y Rubén Darío Salazar (Cuba), alabó también en el libro de Mildre la claridad de su exposición, la carencia de mensajes aleccionadores, así como la utilización de guiños para describir una realidad plena de conflictos y contradicciones.

Aunque Mildre Hernández (Jatibonico, 1972) nació en la vecina provincia de Sancti Spíritus, reside en Santa Clara desde hace algunos años y esta ciudad ha aplaudido sus triunfos en los Premios Eliseo Diego, Pinos Nuevos, Abril, Hermanos Loynaz y La Rosa Blanca, a lo cual se le suma ahora el reconocimiento del Casa. 

Sus libros se caracterizan por contar historias llamativas, sin ñoñerías ni moralejas fáciles, que han hecho las delicias de niños, jóvenes y muchos adultos en volúmenes como Es raro ser niña, Cartas Celestes, El mundo de plastilina, Corazón verde tatuado y Cuentos para dormir a un elefante. 

Con este galardón Mildre Hernández se une a una lista exclusiva que integran Nersys Felipe, Julia Calzadilla, Enid Vian, Dora Alonso y Teresa Cárdenas, importantes escritoras cubanas que han ganado el Premio Casa de las Américas en este apartado.