20150108001616-franciscomadre-danielibanez-aciprensa.jpg

 

6:12:43 p.m.

 “Una sociedad sin madres sería una sociedad deshumana, porque las madres siempre saben testimoniar incluso en los peores momentos, la ternura, la dedicación, la fuerza moral”.

Así dijo Francisco este miércoles desde el Aula Pablo VI al abordar la importancia de las madres para la sociedad y la Iglesia.

Ser madre “es también una elección de vida” que es la de “dar vida”, dijo el Papa. Para añadir: “esto es grande, esto es bello”.

 “En la familia está la madre. Toda persona humana debe la vida a una madre y casi siempre debe a ella mucho de la propia existencia sucesiva, de la formación humana y espiritual”.

Por ello, lamentó que muchas veces no se le dé la importancia que le corresponde. “Es poco escuchada y poco ayudada en la vida cotidiana, poco considerada en su rol central en la sociedad”, señaló, e incluso “a menudo se aprovecha de la disponibilidad de las madres a sacrificarse por los hijos para ‘ahorrar’ en los gastos sociales”.

Para el Papa, “también en la comunidad cristiana la madre no es siempre justamente valorada, es poco escuchada”. Aunque “al centro de la vida de la Iglesia está la Madre de Jesús”.

El Santo Padre dijo que “sería necesario comprender más su lucha cotidiana para ser eficientes en el trabajo y atentas y afectuosas en familia; sería necesario entender mejor a qué aspiran para expresar los frutos mejores y auténticos de su emancipación”. 

“Una madre con los hijos tiene siempre problemas, siempre trabajo. Yo recuerdo en casa, éramos cinco y mientras uno hacía ‘una’, el otro pensaba en hacer ‘otra’ y la pobre mamá iba de un lado para el otro. Pero era feliz. Nos ha dado tanto”. 

El Papa indicó que “las madres son el antídoto más fuerte a la difusión del individualismo egoísta” ya que ‘individuo’ quiere decir ‘que no puede ser dividido’”. Pero “las madres, en cambio, se ‘dividen’, ellas, desde cuando acogen un hijo para darlo al mundo y hacerlo crecer”.

En ese sentido, dijo que muchas veces piensa en las madres cuyos hijos han muerto en la guerra. “Muchas veces he pensado en aquellas madres cuando han recibido la carta: ‘Le digo que su hijo ha caído en defensa de la patria…’. ¡Pobres mujeres, cómo sufre una madre! Son ellas quienes testimonian la belleza de la vida”, expresó.

A las parejas de recién casados les volvió a decir que son valientes “¡porque se necesita valentía para casarse!”.

(Fuente:ACI)