20140810005655-espana-tarifa-electricidad.jpg

 

6:50:14 p.m. 

“Que existan familias enteras que no puedan calentarse en invierno, supone un verdadero atentado terrorista organizado y premeditado desde el estado, una brutal vulneración de derechos fundamentales y constitucionales...”

Así escribe Francisco González Tejera refiriéndose a la “subida que han aprobado de un 18% en el recibo de la luz”, lo cual supondrá que “millones de familias [en España] no podrán tener calefacción, que la terrible bajada de temperaturas acongojará aún más las preocupaciones, el hambre, la miseria, la desesperación de no poder alimentar a sus hijos…”

Mientras tanto —acota a renglón seguido— “los miembros de los partidos de la casta se siguen enriqueciendo saqueando el patrimonio público, privatizando la sanidad, la educación, entregando los servicios públicos de empleo a podridas empresas de amigos, familiares, colegas de quienes gobiernan un estado al borde del colapso social y económico”, pero en connivencia con las multinacionales eléctricas, “que en un futuro inmediato y en un ejercicio acrobático de puertas giratorias, colocarán a través de contratos millonarios a una buena parte de esta manada de sinvergüenzas”.

“Un nuevo pelotazo del gobierno del PP”, dice Francisco sobre este  “genocidio social de imprevisibles consecuencias”, expresión de la rapiña de un gobierno al que poco le importan los “tres millones de niños/as en situación de hambre y empobrecimiento extremo”, el incremento de los “suicidados por razones económicas”,  y mucho menos los “más de cuatro millones de personas desesperadas, desahuciadas de sus viviendas, acosadas por la mafia bancaria, despedidas por una patronal subvencionada…”

En su artículo republicado por KaosenlaRed González Tejera deja ver dolor y rabia ante una medida que causará su efecto más deplorable con la llegada del invierno, cuando “la terrible bajada de temperaturas acongojará aún más las preocupaciones, el hambre, la miseria, la desesperación de no poder alimentar a sus hijos/as”, al tiempo  que “los miembros de los partidos de la casta se siguen enriqueciendo saqueando el patrimonio público, privatizando la sanidad, la educación, entregando los servicios públicos de empleo a podridas empresas de amigos, familiares, colegas de quienes gobiernan un estado al borde del colapso social y económico”.

Mas, no están los españoles en las peores condiciones si se les compara con las familias de los “cientos de niños/as asesinados en por la chusma sionista, donde con armas españolas y norteamericanas se masacra al pueblo palestino”. De ahí que  el articulista entienda “mejor la carroña que gobierna España”, capaz de “permitir que gran parte de su propio pueblo tenga que recurrir a las mantas para no congelarse” ante la imposibilidad de “pagar la puta factura impuesta por el vergonzoso cobrador del frac de las multinacionales, el plenipotenciario, traidor al pueblo canario, jeque o más bien ministro petrolero, José Manuel Soria.