20140809201224-31-corvus-corone-3-paris.jpg


2:03:55 p.m.

Las cornejas son las nuevas "malas de la película" en París, después de la declaración de guerra del Museo del Louvre contra los ratones que invaden sus jardines.

Esta vez, la amenaza para los espacios verdes de la capital francesa viene del cielo: estas aves, que pueblan numerosos jardines en París, fueron declaradas "especie nociva" tras varios ataques a los transeúntes registrados en las últimas semanas.

El problema surgió sobre todo en el mes de agosto, el período de reproducción de las aves, tras la hospitalización de una mujer de 50 años que fue atacada por un grupo de cornejas en los jardines de la Ciudad Universitaria, en el distrito 14, en el sur de la capital.

El resultado fue digno de una pesadilla de Hitchcock: la mujer sufrió un trauma craneano y varios hematomas.

Este último caso impulsó a la prefectura de policía a declarar "nocivas" a estas aves "en el interés de la salud y la seguridad públicas.

Philippe, un jardinero de la Ciudad Universitaria que habló con el diario Le Parisien, aseguró que las cornejas anidan en los tilos, los cedros y los árboles altos, y se vuelven menos agresivas cuando termina su período de reproducción.

Las cornejas —una especie carroñera parecida al cuervo— se multiplicaron en París atraídas sobre todo por los restos de comida, pero ahora el municipio quiere reducir su presencia, incluso con métodos drásticos como la destrucción de nidos, pero sin "extirpar la especie".

"Aquí las vemos arrojarse sobre los restos de picnics de los estudiantes", comentó el jardinero. Ahora, para ayudar a alejar al animal el municipio de París encargó nuevos cestos de desechos.

Sin embargo la especie —recordó la alcaldesa del distrito 14 Carine Petit— "desempeña un papel regulador importante en el ecosistema": son predadores de otra especie nociva, la paloma, también muy difundida en París, y también contribuyen para regular la presencia de larvas de insectos.

 (Fuente: ANSA)