20140504014111-j-formell-despedida.jpg


7:34:39 p.m.

Pedrito Calvo tomó el micrófono y rasgó la más sentida Sandunguera (Por encima del nivel) que pudo interpretar. Lo siguieron César «Pupy» Pedroso, con su peculiar tumbao en el piano, y José Luis Quintana, «Changuito», en las pailas; como base musical, la orquesta de la compañía de teatro infantil La Colmenita.

Fue un escenario gris el de este viernes en el lobby del Teatro Nacional de Cuba, donde un grupo de artistas, entre ellos también rumberos, despidieron a Juan Formell Cortina, líder del denominado «tren» de la música popular cubana, quien falleciera este jueves en La Habana.

Junto al osario que guardaba sus cenizas, estaban dos de los grandes objetos que acompañaron a Formell en sus presentaciones: su micrófono y el bajo. También se ubicó una gran rueda de flores, entre ellas las ofrendas enviadas por Fidel y Raúl.

Una fila inmensa de personas pasó para decir un último adiós al director de los llamados Rolling Stone de la salsa. Todos lo consideran uno de los más grandes soneros del mundo. Así lo definieron sus colegas consultados por JR y los miembros de los Van Van, la agrupación que creó en 1969 y que guió magistralmente hasta su deceso.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, expresó a la prensa que Van Van ha marcado a generaciones enteras de cubanos con su ritmo peculiar y su carismático director.

En tanto, Abel Prieto Jiménez, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, resaltó la firmeza de Formell como patriota y revolucionario, quien «frente a todas las presiones y manipulaciones, fue un hombre que supo sentir el latir de este pueblo y expresarlo a través de sus canciones».

Una Cantata por Formell se ofrecerá hoy sábado a las 7:00 p.m., en la Tribuna Antiimperialista José Martí. En la velada, organizada por el Instituto Cubano de la Música, participarán representantes de diferentes géneros musicales.

(Fuente: JR)