20140326111216-villa-clara.jpg

 

6:08:18 a.m.

Contra viento y marea, cuando todo parecía perdido con dos fracasos en campo rival, a pesar de ausencias notables y más de un jugador lastimado en el terreno, Villa Clara sacó a relucir su tradicional garra y consiguió su victoria número 50, la más importante pues lo catapultó a una de las semifinales de la 53 Serie Nacional de Béisbol.

Tensión era lo que sobraba en el Calixto García, repleto de un extremo a otro con una delirante afición que no dejó de apoyar a su equipo durante todo el partido. Pero la tropa del mentor Ramón Moré hizo caso omiso al bullicio y salió dispuesta a darlo todo en aras de defender a toda costa su título de campeón.

Experiencia les sobra a los Naranjas para salir airosos cuando los vientos soplan en contra. En la pasada temporada finalizaron octavos en la etapa clasificatoria, solo un juego por encima de Las Tunas. Algo similar ocurrió en la segunda fase, cuartos, obligados a enfrentar a un Cienfuegos imponente por sus resultados. Nada los amilanó, llegaron a la final y desbancaron a los Cocodrilos yumurinos en cinco juegos, con un jonrón inolvidable de Ariel Pestano con las bases llenas.

Oficio no les falta cuando de play off se trata. Han jugado más partidos, 213 en total, que los demás contendientes. Son cuartos en average, 507, solo por debajo de Industriales, Santiago de Cuba y Pinar del Río, en ese orden. Son adversarios de cuidado en estas etapas. Matanzas sale de favorito, su excelente desempeño durante toda la campaña así lo acredita. Pero cuidado con minimizar a los Naranjas. Ya saben ganar un título.

Son una mezcla de veteranos y figuras en desarrollo. Entre los primeros sobresale Ariel Borrero, quien a los 41 años sigue siendo un bateador muy oportuno, una bujía inspiradora en el equipo. Entre los segundos las palmas para Yordanis Linares, quien en su segundo año de experiencia se adueñó del tercer turno en la alineación, liderando a todos en carreras impulsadas (46) y cuadrangulares (8).

Aunque quizás el mejor ejemplo del espíritu del equipo sea Ramón Lunar, un pelotero completo, capaz de alternar en más de una posición en el cuadro y los jardines, aquejado por múltiples lesiones que lastran su carrera de seis Series Nacionales, y recientemente víctima de un batazo en el rostro. Lunar se recuperó rápidamente y su incorporación a la nómina fue casi inmediata.

De nuevo Ramón Moré estuvo acertado a la hora de pedir refuerzos. Yorbis Borroto demostró que es una de las mejores manos de Cuba en el campo corto y Rudelis García cubre ahora con acierto la falta de un estelar como Yulexis la Rosa en la receptoría. En el pitcheo, el espirituano Ismel Jiménez recuperó su forma luego de un comienzo incierto en la clasificatoria y aportó ocho triunfos a la causa.

Yeniet Pérez, Andy Zamora, Yuniet Flores y Yandrys Canto resultan figuras muy importantes en el colectivo, cuyo cuerpo de pitcheo terminó de líder en promedio de limpias y en menos bases por bolas otorgadas. Villa Clara estará en la semifinal, luego de batallar con un Holguín crecido, convertido en uno de los grandes animadores de esta Serie.

(Fuente: Granma / Sigfredo Barros Segrera)