20131117163655-otkr-afp.jpg


 

10:27:47 a.m. 

 

Las autoridades Filipinas incrementaron 3 mil 633 la cifra oficial de muertes ocasionadas por el devastador tifón Haiyán, un número que aún podría ser inferior a la realidad porque los socorristas todavía se esfuerzan por llegar a zonas que permanecen aisladas. 

Naciones Unidas dijo que las muertes confirmadas se elevan a casi 4 mil 500. Según el gobierno el número de personas dadas por desaparecidas tras el paso de la tormenta asciende a 1.179, pero la Cruz Roja filipina asegura haber recibido 25 mil solicitudes de búsqueda o localización de víctimas. 

Aunque la asistencia humanitaria ya ha sido llevada hasta algunas partes del país azotadas por el tifón, las vías de comunicación con otras áreas siguen cortadas ocho días después del paso de la tormenta. Cientos de miles, posiblemente millones, no disponen aún de agua potable, comida ni energía eléctrica. 

El secretario del Interior de Filipinas, Mar Roxas, declaró que todavía hay mucha gente necesitada con urgencia de ayuda en sitios que no son accesibles. Con todo, helicópteros del portaaviones estadounidense USS George Washington empezaron a repartir la víspera agua y suministros médicos en poblados remotos. 

 

(Fuente: VOA)