20130804151036-interior03.jpg


4/8/2013 9:20:04

 

Expertos de la Universidad Nacional Agraria La Molina (Unalm) descubren propiedades nutricionales y medicinales de esta raíz silvestre y comestible oriunda de Perú, capaces de lograr que las personas puedan vivir más allá de los 100 años. 

 

La planta es conocida con el nombre de kuchucho o «raíz de la longevidad», y crece en las riberas de lagos y lagunas de la Sierra, por encima de los 3,000 metros sobre el nivel del mar. 

Esta especie ha sido localizada en los lagos Titicaca (Puno), Parinacochas (Ayacucho), Chinchaycocha (Junín), entre otras.También se le encuentra en humedales alto andinos y donde brotan los manantiales. 

Contiene una elevada reserva o concentración de almidón de alta calidad y mayor cantidad de proteínas que los cereales, el doble de calcio que la leche y cuatro veces más cantidad de fósforo que otros alimentos, los cuales vigorizan el organismo al punto de prolongar la existencia más allá de una centuria.

Casos de longevidad superiores al centenario de vida se han encontrado, por ejemplo, en pobladores de las pampas de Ilave, en el distrito de Pilcuyo, provincia del Collao, departamento de Puno. Ellos afirman que consumen kuchucho como parte de su alimentación diaria. 

Incluso se le atribuyen propiedades revitalizadoras de la actividad sexual, superiores a las de la célebre maca, sobre todo en la etapa de senectud. 

El kuchucho alcanza de tres a seis centímetros de largo en promedio, tiene una consistencia similar a la nuez, su sabor es dulce y puede consumirse fresco o seco, es de fácil digestión y, por lo tanto, rápidamente asimilable por el organismo. 

Sin embargo, como ocurre con muchas de las plantas que componen la vasta riqueza fitogenética de Perú, el kuchucho se mantuvo desconocido para el resto de la población y recién en los últimos años empezó a ser estudiado con rigurosidad científica, lo que ha permitido descubrir su enorme potencial como alimento nutritivo y vigorizante natural. 

En la tradición de los pueblos andinos el kuchucho es recolectado, junto con otras plantas alimenticias y medicinales, en abril. Con la raíz molida se preparan deliciosos ponches, con sabor dulce y agradable, parecido al ponche de almendras o al ponche de maní. 

Actualmente un equipo de ingenieros agrónomos, especialistas en semillas y riego, trabaja para lograr que esta raíz silvestre pueda cultivarse en los campos agrícolas de Perú, de manera tecnificada y con gran rendimiento por hectárea. 

De momento, los expertos de  la Unalm han logrado que esta raíz germine y crezca con éxito en los invernaderos y campos experimentales. 

 

(Fuente: connuestroperu)