20130804150726-calculos-gigantes.jpg


4/8/2013 9:17:24

 

Se trata de cuatro enormes cálculos extraídos del sistema renal a Liborio Ramón Bravo Gómez, de 76 años. En total pesaron cinco libras y media (2.50 kilogramos, aproximadamente). El acto quirúrgico rebasó las dos horas. El equipo multidisciplinario del hospital universitario Arnaldo Milián Castro lo encabezaron los doctores Arnaldo Cepero Gálvez y Yamilé Pina Díaz.

 

Bajo tratamiento desde hacía tiempo el cuadro clínico de Bravo Gómez iba empeorando con un decaimiento generalizado, falta de apetito, pérdida de peso, insomnio, y sensación de estómago repleto. 

Los estudios ultrasónicos y radiológicos revelaron la existencia de algo indefinido que inquietaba a los especialistas, pero no ofrecían la verdadera magnitud de la patología, a tenor de que existían algunos cálculos imposibles de visualizar mediante exámenes simples. 

De acuerdo a los antecedentes el paciente había sido operado de un problema prostático, pero quedó con un cuadro obstructivo que le provocaba retención urinaria y, de hecho la proliferación de cálculos, uno de ellos formado dentro de un divertículo existente en la vejiga. 

Presentaba, además, una debilidad en la pared vesical propensa a la formación de un divertículo o cavidad donde se acumula el orine. En su interior se formó la piedra más grande, mientras los restantes quedaron dentro de la vejiga. 

El caso de Liborio no tiene antecedentes en la urología villaclareña y constituye un hecho insólito al tratarse de piedras múltiples, de acuerdo con los galenos, que sí confirman la existencia de casos anteriores con litiasis grandes, pero con un solo cálculo. 

Es el caso de uno reportado en 2009, de 2.5 libras y  17 centímetros de diámetro, extraído al húngaro Sandor Sarkadi, quien se quejaba de insoportables dolores abdominales. 

Hasta ahora ese momento se conocía de cálculos del tamaño de una pelota de golf, pero nunca se había extraído uno como este, aproximadamente del tamaño de un coco grande. 

Para evitar la formación de cálculos, los médicos aconsejan beber abundante  líquido y a veces dietas especiales. Cuando los cálculos son pequeños se deshacen mediante equipos de litotrisis, sin cirugía, pero eso no es posible en cálculos grandes. 

Los dolores causados por los cálculos renales se cuentan entre los más agudos. Si no, que lo cuente Liborio Ramón, quien ahora exhibe con orgullo las cuatros piedras que tanto le hicieron padecer. 

  

(Fuente: Periódico Vanguardia /Ricardo R. González)