20130621134253-ciorrea-ley-de-comunicacion.jpg


 

21/6/2013 7:37:30

 

La Asamblea Nacional de Ecuador aprobó la Ley de Comunicación, una iniciativa jurídica impulsada por el Ejecutivo del presidente Rafael Correa, quien ha sido un constante crítico de la prensa ecuatoriana que «desempeña un rol político» y, por ello, defiende esta Ley como un instrumento que «busca una prensa libre e independiente, que informe y comunique, no que defienda intereses privados». 

 

La ley tiene como principales objetivos acabar con el monopolio mediático y frenar los abusos cometidos por algunos sectores de la prensa en el país suramericano. 

El corresponsal de teleSUR en Ecuador, Christian Salas, informó a través de su cuenta en la red social Twitter (@CsalasteleSUR) los detalles de su aprobación por parte del Parlamento ecuatoriano. 

«Aprobada #leydecomunicación se levanta sesión en pleno de @asambleaecuador y fue aprobada con 108 afirmativos, 26 negativos y 1 abstención», escribió Salas en dicha red social. 

La norma contaba con el apoyo irrestricto del gubernamental partido Alianza País, el cual tiene mayoría absoluta en el Legislativo, con 100 de los 137 escaños, motivo por el cual se esperaba su pronta aprobación y posterior promulgación. 

El texto contempla una distribución equitativa de las frecuencias: 33 por ciento para medios privados, 33 por ciento para medios públicos y 33 por ciento para medios comunitarios. 

Además, promueve mayores espacios de producción nacional en la programación televisiva, así como también porcentajes de música producida en Ecuador en las radioemisoras. 

Asimismo, la Ley expone la normativa para el funcionamiento de los medios públicos, garantiza el ejercicio profesional y los derechos laborales y crea la Superintendencia de Información y Comunicación, que se encargará de la «vigilancia, auditoría, intervención y control» y tendrá «capacidad sancionatoria» sobre la actuación de los medios. 

Otro órgano que propone es el Consejo de Regulación de Medios, que tendrá atribuciones en ámbitos como el acceso a la información, contenidos y franjas horarias, elaboración de reglamentos y de informes para la adjudicación de frecuencias, entre otras competencias. 

En la Constitución vigente, aprobada en 2008, se ordenó al Legislativo la redacción de esta normativa, pero los bloqueos y obstáculo interpuestos por la oposición y los grandes grupos mediáticos locales habían imposibilitado el cumplimiento del mandato constitucional. 

El presidente Rafael Correa ha sido un constante crítico de la prensa ecuatoriana que «desempeña un rol político» y, por ello, defiende esta Ley como un instrumento que «busca una prensa libre e independiente, que informe y comunique, no que defienda intereses privados». 

 

(Fuente: TeleSUR)