20130417124226-7.thatcher.jpg


17/04/2013 6:40:13


 

El funeral de Margaret Thatcher recibe cada vez más críticas por los honores a una ex primera ministra que aún divide profundamente al Reino Unido, además del alto coste del servicio en momentos de crisis.

 

El funeral se celebrará hoy a las 10.00 GMT en la catedral de San Pablo y a él asistirá la reina Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo, además del primer ministro británico, David Cameron, y destacadas personalidades del Reino Unido.

Miles de británicos tomarán parte de la procesión fúnebre que recorrerá las calles de Londres hasta llegar a San Pablo, en lo que será un funeral similar a uno de Estado.

Sin embargo, son cada vez más los religiosos y políticos que cuestionan la solemnidad que tendrá el servicio fúnebre teniendo en cuenta que Thatcher, fallecida el 8 de abril, es aún una figura controvertida que ha dividido al país en vez de haberlo unido.

El deán de la catedral de San Pablo, el reverendo David Ison, se ha unido a las críticas al afirmar que el Reino Unido aún no se ha recuperado del dolor que provocaron las políticas de Thatcher.

El reverendo anglicano, que ha manifestado en el pasado su apoyo al matrimonio gay, fue nombrado deán de San Pablo en marzo del año pasado al sustituir al reverendo Graeme Knowles, que dimitió en octubre de 2011 a raíz de la protesta anticapitalista ante la catedral organizada por un grupo de indignados.

Por su parte el diputado laborista John Mann dijo a los medios británicos que la misma Thatcher no estaría contenta con la solemnidad que tendrá su funeral y manifestó su preocupación por el coste económico.

«Mi preocupación es todo este dinero que se gastará en el funeral. Ningún político debería recibir un funeral de Estado o casi de Estado ahora o en el futuro», dijo Mann.

La portavoz laborista de Sanidad, Diane Abbott, también se mostró en contra de la pompa que rodeará el servicio.

«Esto va en contra de todo protocolo, Winston Churchill era distinto, él encabezó un Gobierno nacional», dijo Abbott sobre el ex primer ministro que recibió un solemne funeral en 1965 por ser considerado una figura unificadora durante la Segunda Guerra Mundial.

Asimismo, el diputado laborista John Healey, cuestionó el gasto que el servicio supondrá para el contribuyente británico.

«La gente tiene derecho de ver todas las cuentas del coste del funeral. Cualquier intento de ocultar parte del coste de este funeral no puede ser defendido», señaló Healey.

«Churchill, que fue el único primer ministro en los últimos 100 años en recibir un funeral de Estado, unió al país, mientras que Margaret Thatcher lo dividió», agregó.

Incluso el diputado conservador Ben Wallace cuestionó la solemnidad del acto y dijo que su mayor parte fue planificado en 2008 cuando el laborista Gordon Brown era primer ministro.

El diario The Guardian afirma hoy que funcionarios de la Casa Real estarían preocupados por asociar a las fuerzas armadas con una política conservadora que dividió al país.

 

(Fuente: EFE)