20130223123719-nuevo-proyecto-del-presidente-obama..jpg


23/02/2013 6:32:30

 

Se trata de un mapa completo del cerebro humano, con una inversión de al menos tres mil millones de dólares en la próxima década. Entre los participantes se cuentan firmas como Google, Microsoft y Qualcomm. El proyecto del desata elogios y críticas. El mandatario busca la colaboración del Pentágono, agencias federales, científicos y sector privado. 

 

El plan del presidente estadounidense, Barack Obama, para elaborar un mapa completo del cerebro humano, que contará con la participación del Pentágono, agencias federales, científicos y el sector privado, provocó ayer reacciones encontradas en ese país. 

El diario The New York Times describió el proyecto de Obama para realizar un «Mapa de la Actividad Cerebral», que el gobierno podría dar a conocer en marzo y que requeriría una inversión de al menos tres mil millones de dólares en la próxima década. 

El objetivo es lograr un mayor entendimiento de la compleja actividad cerebral. Científicos consultados por el periódico indicaron que el proyecto podría contribuir al desarrollo de tecnología para entender enfermedades como el mal de Alzheimer y el de Parkinson, la esquizofrenia y el autismo. ¿Nada más? 

La Casa Blanca invirtió 3.800 millones de dólares en el Proyecto del Genoma Humano a lo largo de 13 años. Algunos analistas calculan que sus resultados generaron unos 796 mil millones de dólares en actividad económica. Pero el plan de mapa cerebral es diferente del plan del genoma en el sentido de que la cuestión es mucho más intricada. 

El estudio de las complejas estructuras neurales del cerebro podría combinar herramientas tradicionales, como la imagen de resonancia magnética, con tecnologías novedosas, como los nanosensores y las sondas inalámbricas de fibra óptica implantadas en el cerebro, o células modificadas genéticamente que puedan conectarse con células del cerebro para registrar su actividad. 

Pero en tiempos en los que los científicos encaran, al igual que todo Estados Unidos, la necesidad de cortar los gastos, algunos expertos opinan que no es el momento de desviar fondos para megaproyectos que quiten recursos a iniciativas más individuales y variadas.

 

(Fuente: lavoz.com.ar)