20130111124419-vacuna-cancer.jpg


11/01/2013 6:40:38

 

Racotumomab, la vacuna para el tratamiento de cáncer de pulmón quedó registrada en Cuba lo que beneficiará a pacientes aquejados por ese mal. Es la segunda vacuna para cáncer de pulmón desarrollada por el Centro de Inmunología Molecular después de CIMAvax EGF. 

 

El medicamento prolonga la vida de personas con cáncer pulmonar de células no pequeñas, indicaron especialistas del Centro de Inmunología Molecular, donde se desarrolló este producto. 

No se puede afirmar que esta vacuna represente la curación de la enfermedad, pero sí aumenta la esperanza y calidad de vida por la reducción del tumor. 

Cuando el carcinoma no se extiende por un largo período, el enfermo se encuentra en una etapa estable de su dolencia y puede vivir por mucho tiempo. 

Racotumomab es la segunda vacuna para cáncer de pulmón desarrollada por el Centro de Inmunología Molecular después de CIMAvax EGF. 

La certificación para su registro por parte del Centro para el Control Estatal de la Calidad de los Medicamentos de la Isla se produjo hace apenas una semana, por lo que se espera la pronta utilización de este producto en los policlínicos. 

De forma paralela a su registro en Cuba, Racotumomab fue presentada en Argentina para su posterior exportación a esa nación suramericana. 

El cáncer de pulmón tiene un estimado de 1.35 millones de nuevos casos cada año. En Cuba, es el segundo en incidencia y el primero en mortalidad. Los enfoques inmunológicos son interesantes debido al potencial de actividad sin las toxicidades características de la quimioterapia convencional. 

La vacuna Racotumomab, actúa sobre el carcinoma pulmonar evidenciando un aumento de la apoptosis tumoral y una disminución de la cantidad de vasos tumorales. 

El estudio multicéntrico, abierto, se realizó en 86 pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas. Para medir la eficacia se analizó la supervivencia global (SG) mediante Kaplan-Meier, comparando los resultados con un control histórico no concurrente. 

Para la seguridad se analizó la aparición de los eventos adversos (EA). La mediana de SG fue de 12.3 meses (grupo vacuna) y de 6.23 meses (grupo control) p= 0.0001. El 67.4% de los pacientes vacunados reportó EA. El más frecuente fue el ardor en el sitio de inyección (14.9%). 

El uso del Racotumomab incrementó la SG en los pacientes estudiados con buen nivel de seguridad y tolerancia.

 

(Fuente: Vanguardia / PL)