20121201024300-3.-planeta-rocoso.jpg


30/11/2012 20:40:54 

 

Un equipo de astrónomos anunció hoy un descubrimiento realizado desde Chile y calificado de reto para las teorías sobre cómo se forman los planetas rocosos del tamaño de la Tierra. 

 

Según un reporte del Observatorio Europeo Austral (ESO), el sorprendente hallazgo sugiere que los planetas rocosos pueden ser más comunes de lo que se cree. 

Los astrónomos descubrieron que las regiones exteriores del disco polvoriento que rodea a una enana marrón contienen granos sólidos de tamaño milimétrico como los que se encuentran en discos más densos alrededor de estrellas recién nacidas. 

Las enanas marrones son objetos parecidos a las estrellas, pero demasiado pequeños para brillar como tales. 

El informe del ESO señala que se cree que los planetas rocosos se forman a través de las colisiones aleatorias y la unión de lo que, en un principio, serían partículas microscópicas del disco de material que rodea a las estrellas. 

Estos granos diminutos, conocidos como polvo cósmico, son parecidos al hollín o a granos de arena muy fina. 

Los astrónomos esperaban que en las regiones exteriores de una enana marrón los granos no pudieran crecer porque los discos estaban muy dispersos y las partículas se moverían demasiado rápido como para pegarse tras chocar unas con otras. 

Las teorías predominantes afirman que, en el entorno de las enanas marrones, cualquier grano que quisiera formarse se movería con rapidez hacia esos objetos, desapareciendo de las partes exteriores del disco en las que podrían detectarse. 

«Nos sorprendió muchísimo encontrar granos de tamaño milimétrico en ese disco delgado y pequeño», dijo Luca Ricci, del Instituto Tecnológico de California, quien lidera un equipo de astrónomos con sedes en Estados Unidos, Europa y Chile. 

«En las frías regiones exteriores del disco que rodea a la enana marrón no deberían formarse granos sólidos de ese tamaño, pero parece que se forman», comentó, según el reporte de ESO. 

El descubrimiento fue realizado con el conjunto de telescopios ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), herramienta cuya alta resolución permitió también localizar gas monóxido de carbono alrededor de la enana marrón. Es la primera vez que se detecta gas frío molecular en este tipo de discos. 

ALMA es una instalación astronómica internacional, producto de la colaboración entre Europa, América del Norte y Asia Oriental en cooperación con la República de Chile. 

 

(Fuente: PL)