20121026194116-sandy9.jpg

 

26/10/2012 13:07:00

 

Luego de más de un quinquenio Cuba reporta, lamentablemente, tan alto número de fallecidos a consecuencia del paso de un huracán. «Tenemos que ser más ágiles que los cambios que pueda dar cualquier evento», sijo ante la Mesa redonda televisiva el Coronel Miguel Ángel Puig, jefe del Departamento de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa Civil.


El Coronel Puig destacó «la importancia de aumentar la percepción de riesgo, aun en los lugares donde estos fenómenos no son frecuentes, para evitar las sorpresas y adoptar con agilidad las medidas. Tenemos que ser más ágiles que los cambios que pueda dar cualquier evento. Eso es un reto y está demostrado que ningún territorio queda exento de eventos de este tipo».

 En el programa informativo Mesa Redonda, dedicado a las afectaciones provocadas por Sandy, , recordaba que en la región oriental hay más de 185 mil personas residiendo en viviendas vulnerables a los vientos; y justamente en las viviendas se concentra una buena parte de los daños, que también abarcan la generación y transmisión de energía eléctrica,  las comunicaciones y la industria alimentaria, dijo.

 Una investigación del Dr. Jose Rubiera, publicada en junio último,  precisa que el total de fallecidos por tormentas tropicales y huracanes en Cuba entre 1995 y 2011 es de 41; o sea, 2,41 por año. Esta cifra de muertes es la más baja conocida en el mundo en países tropicales que son frecuentemente azotados por huracanes o tifones, precisa el especialista.

«Del número total del número de personas que perdieron la vida, 32 (78 %) resultaron muertos en los huracanes de gran intensidad. El año de mayor actividad para Cuba fue 2008, cuando una tormenta tropical y tres huracanes de gran intensidad, uno de ellos con una racha máxima de viento de 340 kilómetros por hora, azotaron al archipiélago cubano. Sin embargo, solo ocurrieron siete muertes en esa temporada», dice Rubiera.

 

(Fuente: cubainformación)