20120918162633-heberprot.jpg


 

18/09/2012 10:23:26

 

Cada 30 minutos, un enfermo de diabetes pierde una pierna en el mundo. El dato resulta estremecedor, pero podría llegar el día en que la cifra disminuya considerablemente, o desaparezca. Un medicamento cubano, el Heberprot-P, ha demostrado ser un método efectivo para elevar las esperanzas de miles de pacientes que padecen úlceras del pie diabético. Hasta el momento, ha logrado reducir en más de cuatro veces las amputaciones por esta causa en Cuba.

 

Ello explica que, aunque anualmente en el planeta se celebran decenas de congresos dedicados a la diabetes mellitus —tan solo en 2012 un total de 70—, Heberprot-P 2012 haya captado la atención de importantes científicos y personalidades de la medicina, quienes del 10 al 14 de diciembre se reunirán en La Habana, para compartir estudios y prácticas que validan al Heberprot-P como un eficaz inductor de cicatrización.

La importancia del novedoso fármaco cubano se entiende al consultar estadísticas de la Organización Mundial de la Salud. Estas ilustran que, de las 300 millones de personas que padecen diabetes en la actualidad, entre el 15 y el 35 por ciento podría sufrir la amputación de una de sus extremidades en algún momento de la vida. En Estados Unidos, existe un 65 por ciento de amputados en las úlceras más complejas, y este procedimiento se realiza por el costo de hasta 70.000 dólares. Sin embargo, de ser atendidos estos enfermos con Heberprot-P, existirían amplias posibilidades de evitar la mutilación.

La historia que antecede y a su vez explica este hallazgo tiene sus inicios en el año 1960, cuando el bioquímico estadounidense Stanley Cohen descubrió, a partir del extracto crudo de glándulas salivales de ratones, la existencia de moléculas que potenciaban cicatrización. Años más tarde, entre 1994 y 1995, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), en La Habana, emprendió experimentos que culminaron en el nacimiento de Heberprot-P.

El amplio número de patentes y registros médicos que le han sido otorgados hasta la fecha, demuestran la relevancia que ha ido adquiriendo desde que se inscribiera en Cuba, en 2006. El último reporte del sitio especializado GlobalData reconoce a Heberprot-P como uno de los productos promisorios dentro de los nuevos desarrollos mundiales dirigidos a esta patología.

De acuerdo con el secretario científico del congreso Heberprot-P 2012, Dr. Manuel Raíces, más de 81 014 pacientes, de más de 20 naciones, han sido tratados hasta la fecha con la terapia. En Cuba, los beneficiados alcanzan un total de 13 765.

«Este congreso será un punto para analizar lo que hemos logrado hasta el momento, pero también como un punto de partida sobre lo que nos falta por hacer», explicó Raíces.

Para ello, los dos simposios en los que se dividirá el evento compartirán experiencias sobre las terapias de cicatrización de úlceras complejas, así como su efecto en la disminución del riesgo de amputación, mediante la puesta en práctica de programas nacionales, provinciales, municipales o locales.

En las fechas previas al inicio del conclave, los organizadores desarrollarán un curso taller pre-congreso sobre procedimientos prácticos en la aplicación del Heberprot-P. Este les permitirá entender a los participantes cómo se infiltra a un paciente y cuál es el resultado obtenido, a partir de la interacción con beneficiarios del medicamento, en diversos momentos de la terapia.

Uno de los momentos más esperados será la sesión de carteles, la cual reunirá trabajos relacionados con la atención primaria y secundaria al paciente diabético con pie de riesgo, elaborados por una representación de médicos de Cuba y Venezuela. Las obras presentadas serán puestas a consideración de un comité científico internacional, que premiará las tres mejores.

Al tiempo que avanzan los preparativos para recibir en la capital cubana a los asistentes a Heberprot-P 2012, continúan los pasos para ampliar el número de registros médicos del fármaco a nivel internacional.

Recientemente —el 12 de septiembre— se inició un ensayo clínico fase III en China, con las primeras infiltraciones de Heberprot-P en enfermos de ese país.

De igual modo, en 2013 Europa acogerá otro ensayo clínico, que cubrirá a más de 700 pacientes, de 11 países, en 100 prestigiosos centros médicos. Según palabras del director de negocios del CIGB, Ernesto López, será la primera vez que Cuba llegue a esta fase de investigación en naciones del llamado Primer Mundo. 

Científicos cubanos aspiran lograr, antes del 2015, un total de 50 nuevos registros médicos para el Heberprot-P. Se estima que, para el 2025, la cifra de diabéticos a nivel mundial supere los 450 millones de personas, es decir, 150 millones más que en la actualidad. Estos datos son preocupantes; aunque quién sabe si, para esa fecha, gracias a la acción del Heberprot-P, ya no se cumpla la estadística de que cada 30 minutos, un enfermo de diabetes pierde una de sus extremidades.

 

(Fuente: cubahora)