20120708022354-verbos-comodines.jpg


 

07/07/2012 20:18:05

 

Así como uno puede comer lo mismo todos los días y no morirse de hambre, puede usar verbos comodines siempre que escriba y no caer en la incorrección, en su sentido estricto. Por poder, se puede. Eso sí, igual que llevar una dieta rica y variada mejora el estado de salud y el aspecto físico, escribir con un lenguaje rico y preciso mejora el impacto, la credibilidad y el estilo de los textos.

 

Sin embargo, la urgencia y la inmediatez que caracterizan a la comunicación de los nuevos medios, y que siempre han estado presentes en el periodismo, fomentan que se recurra con mucha frecuencia a los verbos comodines o fáciles, como tener, haber, poner y hacer; su significado es tan genérico que pueden incluirse casi en cualquier construcción, pero restan precisión y color y pueden llevar a equívocos.

Para no abusar de estos verbos «descolocados», es recomendable —que no obligatorio— acudir a las colocaciones, que son combinaciones frecuentes de palabras más o menos fijadas por su uso repetido.

Las siguientes tablas recogen algunos ejemplos de construcciones que se lavan la cara al sustituir verbos comodines por verbos más precisos y «colocados».

 

Tener

 

Expresión con tener

Expresión más precisa

tener en su poder

obrar en su poder

tener una sensación

experimentar una sensación

tener buena salud

gozar de buena salud

tener más interés

cobrar interés

tener una actividad

desarrollar una actividad

tener un cargo

desempeñar un cargo

tener la esperanza

albergar o concebir la esperanza

tener síntomas

presentar síntomas

tener una ideología

profesar una ideología

tener una postura

adoptar una postura

tener efecto

surtir efecto

tener una enfermedad

padecer una enfermedad

tener una meta

marcarse una meta

tener recursos

disponer de recursos

tener el mando

ejercer/ostentar el mando

tener un peligro/una dificultad

entrañar un peligro/una dificultad

tener un error

cometer un error/Incurrir en un error

tener gravedad

revestir gravedad

tener compromisos/obligaciones

contraer compromisos/obligaciones

tener cualidades

atesorar cualidades

 

Haber

 

Expresión con haber

Expresión más precisa

haber silencio

reinar el silencio

haber muchas críticas

llover críticas

haber un temporal

arreciar/azotar un temporal

haber una inquietud

latir una inquietud

haber un cambio

experimentar un cambio

haber peligros

acechar peligros

haber una batalla

librarse una batalla

haber dudas/sospechas

suscitarse dudas/sospechas

haber rumores

correr rumores

 

Poner

 

Expresión con poner

Expresión más precisa

Ponerse de rodillas

hincar las rodillas

Ponerse el sombrero

calarse el sombrero

Poner un centinela

apostar un centinela

Poner normas

establecer normas

Poner una placa

dedicar una placa

Poner un sello

estampar un sello

Poner atención

prestar atención

Poner una emisora

sintonizar una emisora

Poner confusión

sembrar confusión

Poner un negocio

montar un negocio

Poner la lumbre

encender la lumbre

Poner un monumento

levantar/erigir un monumento

Poner la mirada en algo/alguien

fijar la mirada en algo/alguien

 

Hacer

 

Expresión con hacer

Expresión más precisa

Hacer maravillas

obrar maravillas

Hacer un poema/una canción

componer un poema/una canción

Hacer amistades/negociaciones

entablar amistades/negociaciones

Hacer preguntas

formular preguntas

Hacer estragos

causar estragos

Hacer muchos favores/elogios

prodigarse en favores/elogios

Hacer un viaje

emprender un viaje

Hacer un túnel

perforar un túnel

Hacer un trayecto

recorrer un trayecto

 

No obstante, hay que tener en cuenta que estas colocaciones están consagradas pero no son sagradas; es decir, si bien enriquecen más un texto que los verbos comodines, su abuso o su imposición las convierte en tópicos que empobrecen el estilo y limitan la creatividad. En fin, tratemos de no amargar la cocina.

 

(Fuente: Estilo)

 

Sobre la autora: Sara Hernández Pozuelo es una traductora especializada en los ámbitos audiovisual, literario, jurídico, económico y publicitario. Ama la lengua y la cultura, y su curiosidad no parece tener fin.