20120507022147-639x360-1336016240-entierro-tomas.jpg


 

06/05/2012 20:18:47

 

Los restos del comandante Tomás Borge Martínez fueron enterrados en la noche del pasado 3 de mayo, entre los mausoleos del Coronel Santos López y de Carlos Fonseca Amador, ubicados en la Plaza La Fe, donde Borges pidió ser enterrado. Como homenaje póstumo le entregaron a la familia la «Orden Ejército de Nicaragua». A la despida asistieron miles de sandinistas que llenaron la Plaza de la Revolución. El Presidente Daniel Ortega Saavedra pronunció un discurso de casi una hora, a modo de despedida de duelo.

 

Tomás Borge Martínez, murió la noche del 30 de abril, en el Hospital militar Alejandro Dávila Bolaños, donde permaneció internado desde el pasado 6 de abril, cuando fue operado de una afección pulmonar.

Era el último sobreviviente de los fundadores del movimiento guerrillero Sandinista que derrocó a la dictadura de Anastacio Somoza, apoyada por Estados Unidos en 1979. Tenía 81 años.

Nacido en el seno de una familia pobre el 13 de agosto de 1930 en Matagalpa, al norte de la capital, Borges abandonó la universidad antes de recibirse y se dedicó a la lucha contra la odiada dinastía de los Somoza, que gobernó Nicaragua casi como propiedad suya desde 1937 hasta su derrocamiento por los sandinistas en julio de 1979.

Borge era un fogoso orador, con una personalidad combativa. Su papel fue clave tanto en el derrocamiento de Anastasio Somoza Debayle como en el establecimiento de una junta y a continuación de la elección del gobierno Sandinista. Siempre expresaba su admiración por Fidel Castro, con quien compartía la fecha de nacimiento, y se declaraba «coterráneo de todos los nicaragüenses, menos de los traidores a la patria», en referencia a quienes abandonaron el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Fue uno de los fundadores del FSLN junto a Carlos Fonseca (1936-1976), y  un temido ministro del Interior en los años 80, durante la guerra civil entre sandinistas y contras, estos últimos apoyados por Estados Unidos.

Había sido vicesecretario del Frente Sandinista desde 1990 y había ocupado los cargos de diputado nacional y del Parlamento Centroamericano, y desde 2007 embajador de Nicaragua en Perú.

Le sobreviven su segunda esposa y cuatro hijos.