20120402211146-abeja.jpg

 

02/04/2012 14:10:35

 

Tres jóvenes residentes en el municipio de Apartadó, región del Urabá antioqueño, fueron atacados este viernes por un enjambre de abejas africanizadas, y uno de ellos murió por inmersión, luego de que se lanzaron a un río para protegerse de los insectos. 

 

El caso ocurrió en el corregimiento Barranquillita, de Chigorodó, en aguas del río León, luego de que los pescadores hicieron contacto con un gigantesco panal. 

Para escaparse de las abejas, los tres hombres se lanzaron al afluente, pero, al parecer, quien sufrió más picaduras, Luis Miguel Asprilla, de 25 años, no pudo sostenerse en el agua, se hundió y murió. 

Los otros dos compañeros, que quedaron ilesos, lograron rescatar el cadáver de su compañero antes de que el agua lo lanzara a aguas del mar Caribe y dieron aviso de lo ocurrido a las autoridades. 

La particularidad de estos híbridos es su acentuado comportamiento defensivo, altamente heredable, describiéndose como muy agresivos ante molestias. 

 Atacan en cantidad, muy velozmente y siguen a su víctima hasta a 900 metros de su colmena o enjambre. 

Este comportamiento ha provocado en América numerosas muertes de personas, incrementándose anualmente el número registrado de víctimas.

La gravedad del envenenamiento depende de la sensibilidad individual y del número de picaduras infringidas. Así, en un sujeto hipersensible puede ocurrir la muerte con una sola picadura pero ha habido supervivientes de 500 picaduras. 

El veneno causa reacciones alérgicas y efectos tóxicos. Las complicaciones que acarrean las múltiples picaduras de abejas desencadenan el choque anafiláctico.

 

(Fuente: elcolombiano/Rodrigo Martínez Arango)