20111207024710-1a-carlos-acosta-en-santa-clara.jpg


 

 

 

06/12/2011 20:41:56 

 

Carlos Acosta, Bailarín Invitado Principal del Royal Ballet, bailará hoy martes 6 de diciembre en el teatro «La Caridad» de Santa Clara. «Memoria», de Miguel Altunaga, que será estrenada aquí. Le acompañan Amparo del Riego (chelista) y Laura Ríos (bailarina de Danza Contemporánea de Cuba). Su presentación forma parte de una gira por Cuba,  iniciada el pasado año por las provincias de Santiago de Cuba, Cienfuegos, Camagüey, Pinar del Río y La Habana. Acosta se presentará en Las Tunas (día 8), Granma (10) y Holguín (11). 

 

Gracias a su categoría de Bailarín Invitado Principal, ahora tiene mayor autonomía para programar sus actuaciones,  «por ello coloqué en mi agenda un espacio para bailar ante mis compatriotas, por toda la Isla», afirmó en conferencia sostenida este lunes con periodistas de los medios de prensa locales. 

«El principal objetivo de la gira es conocer mejor a mi país, que la gente me vea bailar antes de que me retire. No solo que lo hagan por la televisión, y así establecer con ellos un contacto más directo», expresó. 

Durante el encuentro, Acosta confesó no desconocer del todo a la ciudad de Santa Clara, pues a la edad de 13 años su padre lo trajo a estudiar a esta ciudad. 

«A mí me expulsaron de “L y 19”  (calles donde se ubica la Escuela Nacional de Ballet Alejo Carpentier, en el habanero Vedado) y vine aquí a continuar. Estaba en tercer año de nivel elemental. Tuve que venir a Santa Clara traído por la mano de mi papá, y fuimos a una escuela de instructores de arte, por la presa Minerva. El viejo y yo nos quedamos en unos albergues, pues nunca renunció a la idea de que yo fuera bailarín», apuntó. 

Sobre el programa manifestó haberlo concebido «para que vean cosas distintas, fuera de lo usual. Hay obras que nunca se han visto en Cuba como, por ejemplo, Memoria, de Miguel Altunaga, que será estrenada aquí en Santa Clara, o Two, de Russell Maliphant». 

Acosta explicó que en el 2010, junto la primera bailarina Viengsay Valdés, llevó por primera vez a escena el neoclásico End of time, de Ben Stevenson. «Pero Memoria es más contemporáneo, y ante la ausencia de Viengsay, que no pudo incorporarse a la gira, tuve la idea de presentar la nueva coreografía de Artunaga, una pieza espectacular», manifestó. 

«He tratado de ofrecerle al pueblo cosas diferentes de lo que he aprendido durante los años. Se ha visto mucho ballet clásico —El lago de los cisnes, Don Quijote, Cenicienta, etcétera—, pero no es el único repertorio. Hay muchas obras más que se desconocen en  nuestro país. Sufro cada vez que tengo la oportunidad de bailarlas fuera, pues pienso mucho en Cuba. Cuba es para los cubanos, es lo de uno». 

«He pasado casi toda mi carrera bailándole a todo el mundo: a los ingleses, cinco años vinculado al Houston Ballet, también en Italia…, pero siempre he querido compartir toda mi experiencia con mi gente. Independientemente de que bailo para ganarme la vida —como en el Royal Ballet, en el cual cobro por lo que hago—, aquí en Cuba me da mucha satisfacción espiritual, es un sentimiento más puro», exteriorizó. 

Sobre su decisión de incluir a las artistas Amparo del Riego (chelista) y Laura Ríos (bailarina de Danza Contemporánea de Cuba), opinó que ambas las catalogarse de eminencias, «por sus maestría, sensibilidad  y talento».