20111124002017-7.correos-de-cuba-.jpg


 

23/11/2011 18:14:41 

 

Cuba cerrará la empresa correos para crear un nuevo grupo que garantice mayor eficiencia en el servicio, el cual podría comenzar a operar a mediados de 2012 como parte de los cambios para actualizar el modelo socialista.

 

El semanario  Opciones informa en una nota de que la compañía «se despojará de una añeja mega estructura», la cual«obstaculiza su desarrollo», para «asumir formas más modernas de administración, garantes de eficiencia y calidad».

«El cierre económico de 2011 sellará un proceso de reordenamiento y transformación de la Empresa Correos de Cuba (ECC), el cual antecede a su conversión en un Grupo Empresarial, nuevo modelo que asumirá a mediados del próximo año», precisa Opciones en su página de Internet.

El nuevo grupo estará integrado por 18 empresas territoriales, una en cada provincia de Cuba, a excepción de La Habana, donde habrá tres entidades encargadas cada una de cinco municipios. También tendrá una Empresa de Mensajería y Cambio Internacional, otra de Aseguramiento General y la Organización Superior de Dirección.

El proceso de transformaciones en los servicios de correo se encuentra a «mitad de camino», según informó Eliecer Blanco Prieto, presidente de la ECC, a Opciones, tras considerar que «las tecnologías modernas convocan a la rápida realización de cambios, sin perder las esencias de ese sector».

En los cambios, aseguró Blanco Prieto, se tomarán en cuenta a los 13.600 trabajadores y sus 1.015 oficinas, así como los 16 centros de tratamiento y los otros 54 de entrega domiciliaria. También se considera que «la actual empresa maneja un volumen elevado de dinero en efectivo como resultado de prestaciones relacionadas con la Seguridad Social, el cobro de créditos y otros».

Uno de los objetivos principales de esta nueva etapa es lograr la descentralización porque «de esa manera cada empresa puede dirigir en su territorio», explicó al semanario Raúl Marcial Cortina, director nacional de estrategia de la ECC.

El Estado establecerá «normas y regulaciones generales» para el funcionamiento del nuevo esquema de correos, «pero cada empresa (en cada provincia) podrá adoptar medidas y adaptar los servicios a las exigencias propias del territorio», resaltó.

 

(Fuente: Europa Press)