20111106130046-1.-cancer.jpg


 

06/11/2011 7:52:35

 

Desde hace una década, científicos cubanos investigan sobre las propiedades del veneno del Rhopalurus junceus, alacrán colorado, (también se conoce como azul) para tratar pacientes con células tumorales. El veneno limita el crecimiento de las células malignas y llegó hasta eliminarlas, con un efecto muy positivo sobre las de origen epitelial. Más de 10 mil personas con cáncer que no habían respondido a los medicamentos convencionales, han mejorado su calidad de vida al incorporar el Vidatox. 

 

La investigación «Citotoxicidad del veneno del escorpión cubano Rhopalurus junceus y sus fracciones sobre líneas celulares tumorales humanas», de autores de LABIOFAM y el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, dice que el veneno limitó el crecimiento de las células malignas y llegó hasta eliminarlas, con un efecto muy positivo sobre las de origen epitelial. 

 

El Veneno de alacrán, toxina que da vida 

 

De acuerdo con algunos estudios, su uso simultáneo ha aumentado la potencia de la acción antitumoral y los pacientes sienten menos dolores, no bajan de peso y ayuda a la alimentación, entre otros beneficios. Las proteínas del veneno de alacrán también poseen propiedades analgésicas y antiinflamatorias. 

El Vidatox se comercializa en los mercados nacional y extranjero, y tiene una alta demanda, avalada por los testimonios de quienes lo han utilizado con éxito. Más de 10 mil personas con cáncer que no habían respondido a los medicamentos convencionales, han mejorado su calidad de vida al incorporar este fármaco. 

En el mundo existen más de mil 400 especies de escorpiones, de las cuales habitan en Cuba cerca de 32. Específicamente, el Rhopalurus junceus es identificado por las características morfológicas y las tenazas, así como por su vibración. 

 

Lea reportaje de Norland Rosendo González sobre la fabricación de este producto en Villa Clara