20111102114220-lula-y-su-esposa.jpeg

 


02/11/2011 6:32:18

 

El ex presidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva divulgó ayer un mensaje de agradecimiento al pueblo brasileño y aseguró que confía en vencer la batalla contra el cáncer de laringe que le fue diagnosticado el sábado.

  

«Quiero agradecer al pueblo por el cariño, por la solidaridad... Estoy preparado para enfrentar una batalla más y creo que lograremos superarla con facilidad», dijo Lula, en un video difundido en la página en internet del Instituto de la Ciudadanía, que fundó tras abandonar el poder, el 1 de enero. 

Abrazado a su esposa, Marisa da Silva, el ex mandatario, quien abandonó ayer el hospital Sirio Libanés de Sao Paulo tras someterse a la primera de tres sesiones de quimioterapia, exhortó además a los brasileños a confiar en el país y en su sucesora, la presidenta Dilma Rousseff. «Será inexorable la marcha de este país... Basta con hacer lo que hay que hacer, creerle a nuestra presidenta... No hay espacio para pesimismo... Tenemos que luchar», agregó. 

Lo mismo dijo sobre el cáncer: «Basta con seguir las recomendaciones médicas, basta con hacer lo que tiene que ser hecho y creo que vamos a ganar esta batalla». El político de 66 años terminó el mensaje despidiéndose así de los brasileños: «Hasta la próxima asamblea, hasta el próximo mitin». 

Lula fue dado de alta tras realizarse una tomografía de cuerpo entero que, que, según su médico, Roberto Kalil, confirmó que no existen metástasis del tumor original. El hospital Sirio Libanés aseguró que la primera sesión de quimioterapia de Lula concluyó sin problemas. «Él no sintió náuseas, y su gran preocupación esta mañana fue saber cuándo podría almorzar. Es improbable que sienta náuseas fuertes», expresó el oncólogo Artur Katz. 

Según el médico, también la ronquera persistente, que motivó los análisis que diagnosticaron el cáncer, ha mejorado. El ex presidente abandonó el hospital con un catéter en la arteria subclavia, por el cual seguirá recibiendo una inyección continuada de medicamentos por un periodo de 120 horas. En tres semanas, Lula regresará al hospital para someterse a la segunda sesión de quimioterapia; en enero, el tratamiento será completado con radioterapia. 

 

(Fuente: eluniversal.com.mx)