20110809062249-alan-gross-usaid.jpg

 

 

09/08/2011 12:13:52 AM

 

A pesar de que los líderes de la comunidad judía de Cuba ha desmentido en distintas oportunidades haber tenido relaciones con  Alan P. Gross, el «contratista» de la USAID norteamericana detenido y condenado en la Isla,  la campaña desencadenada el fin de semana pasado en Estados Unidos después de que se confirmará su sentencia retoma esta versión falsa del caso.

 

Estados Unidos reconoce al contratista como empleado de la empresa Development Alternatives, contratada por la Agencia para el Desarrollo Internacional (Usaid) del Departamento de Estado, pero sostiene que suministraba «celulares y equipos a grupos judíos» para «ayudarles a comunicarse con el exterior», reporta AFP.

Sin embargo, se demostró ampliamente en el juicio de Gross que este «contratista» de un proveedor de servicios de la controvertida agencia norteamericana introdujo ilegalmente en la Isla sofisticados y costosos equipos de comunicaciones destinados a «contactos» que no tienen que ver con las actividades de la comunidad hebrea que ya dispone de todas las comunicaciones necesarias a su desarrollo.

AFP presenta como declaración «de la comunidad judía de Estados Unidos» un comunicado de la Unión Americana de Sobrevientes del Holocausto Judío y sus Descendientes, enviada «desde Washington» a su oficina en La Habana. Esta organización radica en Nueva York.

La Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Supremo cubano ratificó el viernes 5 de agosto la sentencia contra Gross, condenado por «actos contra la independencia o la integridad del Estado» en un juicio el 12 de marzo pasado.  Según la decisión judicial, Gross introdujo al país «de manera ilegal, medios de infocomunicaciones para crear redes internas, como parte de un programa del gobierno de Estados Unidos dirigido a promover acciones desestabilizadoras en el país y a subvertir el orden constitucional».

La familia de Gross «y Washington» también reclamaron el viernes a las autoridades cubanas la liberación del contratista» por razones humanitarias», reporta AFP.

Una de las voces que se oyeron desde Washington después de la decisión del tribunal de apelación fue la del senador cubanoamericano David Rivera, quién también reclamó la liberación del agente de la USAID. Rivera, un político estrechamente vinculado a la mafia de Miami, es actualmente objeto de varias investigaciones por corrupción.

 

(Fuente: Contrainjerencia)

 

Capsulares:


El caso Gross: ¿Qué ha sucedido entre marzo y agosto?

El cinco de agosto se anunció que la sentencia de quince años pronunciada el cuatro de marzo por el Tribunal Provincial de La Habana contra Alan Gross, contratado por la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (U.S. AID, sus siglas en inglés), fue ratificada por el Tribunal Supremo Popular. El ciudadano norteamericano apeló la sentencia del Tribunal Provincial Popular a la máxima instancia de justicia en Cuba el 22 de junio, y el resultado fue dado a conocer el cinco de agosto.

Washington, La Habana y el caso Alan Gross

Desde el 3 de diciembre de 2009, el caso Alan Gross aviva las tensiones entre Washington y La Habana. Las relaciones son conflictivas desde hace más de medio siglo entre Cuba y Estados Unidos, y alcanzaron un punto de tensión extrema bajo la presidencia de George W. Bush.

La defensa de Alan Gross

Aunque algunos medios de prensa extranjeros la calificaron de “vigorosa”, poco se ha dicho sobre la defensa legal que recibió el norteamericano Alan Gross, durante el juicio que recientemente se le celebró en Cuba y en el cual fue condenado a quince años de cárcel. Veremos entonces lo ocurrido.

 «Tótal», la USAID y la DAI en el caso Alan Gross

El dinero que la USAID destina a Cuba pasó de las arcas de las organizaciones anticastristas de Miami a las empresas como DAI debido a las pruebas de corrupción y mal uso que revelara una auditoría federal. Pero el comportamiento de DAI no está exento de prácticas corruptas.

Cuba: Hoja de ruta

En diciembre de 2009 diversas agencias y medios de prensa se hicieron eco de la noticia divulgada por el diario The New York Times sobre la detención en La Habana del ciudadano Alan Phillips Gross. Tras un discreto silencio, la Development Alternatives, Inc. (DAI), grupo con sede en Bethesda, Maryland, emitió declaraciones. Su presidente, James Boomgard, reconoció que Gross viajó a la isla como representante de la DAI.

Destina EE.UU. millones de dólares a desestabilizar Cuba

La compañía que envió al estadounidense Alan Gross a desestabilizar el orden interno en Cuba ganó más de dos mil 720 millones de dólares en contratos con la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID). Dicha cifra, de acuerdo con un reporte de FedSpending, que se encarga de rastrear el gasto público, fue alcanzada entre 2000 y 2009.

El fracaso de la CIA en Cuba

En el 2010, una parte del presupuesto de más de 20 millones de dólares de la USAID, utilizado para financiar grupos contrarrevolucionarios dentro y fuera de Cuba, se destinó a sembrar propaganda anticubana en Internet. Para colmo, el presidente Barack Obama solicitó un aumento de los fondos para las operaciones de su gobierno contra Cuba durante el año fiscal 2012, que, por supuesto, incluye la actividad subversiva en el campo tecnológico.