20110626055550-flamencos-rosa.jpg

 

 

25/06/2011 11:47:53 PM

 

Son apenas cuatro parejas —entre los 800.000 ejemplares de flamencos rosados que todavía pueblan el mundo— los que por primera vez inician su ciclo reproductivo en el parque «Camilo Cienfuegos» de Santa Clara. Recién cumplieron los tres años de edad, etapa considerada por los estudiosos como el inicio de la vida sexual.

 

En la construcción del nidal participan ambos padres, proceso que demora alrededor de seis semanas y consiste en elevar sobre el nivel del suelo un montículo de fango de 30 centímetros de altura, con una hendidura en el centro donde luego la hembra deposita el huevo. 

El vertimiento de lodo en el estanque facilita la procreación, ya que de esa manera disponen del material necesario para la fabricación del refugio. 

El proceso de galanteo entre hembras y machos se aprovechó como parte del programa educativo comunitario, para explicarles a los visitantes las peculiaridades e importancia de esta especie, catalogada en peligro de extinción. 

La colonia de estas aves se encuentra en el Refugio de Fauna Las Picúa Cayo Cristo, lugar de la provincia Villa Clara donde, especialistas y cuidadores extreman las atenciones para que eclosionen todos los huevos. 

Los polluelos recién nacidos deberán atender con esmero, en aras de que sobrevivan, pues son muy vulnerables en los primeros tiempos y se pueden dañar por diferentes causas, entre las que figuran la caída del nido, y la agresión de otros animales. 

El tamaño aproximado del flamenco rosado es 125 cm, extensión de las alas alrededor de 150 cm. El macho pesa aproximadamente 3.500 gramos, y la hembra, unos 2.500. 

En el sudoeste de Asia y sur de Europa el flamenco rosado es un ave migratoria. De julio-octubre vuela hacia las zonas de invernación en África, y regresa durante los meses de febrero-abril. 

Se calcula que solamente en Europa meridional se han perdido entre 3.000 a 6.000 aves.

 

 

(Fuente: AIN-Periódico Vanguardia / Marta Hernández)