20110331072629-4d7fd9f622japon1.jpg

 

31/03/2011 12:58:07

 

Dijo un empleado de TEPCO en Fukushima: «The Wall Street Journal» saca a la luz una conversación entre dos trabajadores de la compañía responsable de la planta de Fukushima en la que se acusa a la empresa de ser «culpable» del desastre.

 

The Wall Street Journal desveló una conversación por correo electrónico entre dos trabajadores de TEPCO. Uno de ellos lleva desde el 11 de marzo enclaustrado en la planta de Fukushima luchando por controlar los efectos del accidente. «Si esto es el infierno —dice— todo lo que podemos hacer es tratar de trepar hacia el cielo». 

El trabajador de Fukushima —el WSJ ha preferido mantener su anonimato— relata a su compañero, que está en la sede de la empresa en Tokio, cómo viven los empleados que trabajan en la planta. 

Sin perder el secular respeto que conlleva el trato social en Japón, el técnico de Fukushima pide a su interlocutor que le ayude «en la esperanza de que mucha gente pueda entender la situación aquí». 

«Quiero —prosigue el correo— que la gente entienda que hay mucha gente luchando bajo difíciles circunstancias en la planta nuclear». Al final del texto del primer correo, el trabajador de Fukushima pide a su interlocutor en Tokio que tenga «cuidado con la fuerza oculta de la energía nuclear». 

En su respuesta, el empleado de TEPCO en Tokio dice sentir «el frustrante enfado de la nación hacia Tepco» y promete al empleado de Fukushima que «cuando llegue el momento» la empresa asumirá la responsabilidad de «protegerlos». 

En el siguiente correo, el trabajador de Fukushima relata las sienestras condiciones de trabajo suyas y de sus compañeros: «Llevamos trabajando en los trabajos de reparación desde que ocurrió el terremoto (…) La ciudad en la que vivo, Namie-machi, fue arrasada por el tsunami. Mis padres fueron arrastrados por el tsunami y aún no sé dónde están (…) Estoy encadenado en un trabajo extremadamente duro bajo estas condiciones mentales. ¡No puedo más!». 

El empleado de Fukushima, a continuación, considera que «TEPCO debería ser culpada por la contaminación causada por los residuos nucleares que han salido de la planta. Me parece que (…) la sensación no mencionada aquí [en Fukushima] es que el terremoto ocurrió a causa de TEPCO». 

«No estoy diciendo que los trabajadores de la planta nuclear sean malos. ¡No estoy diciendo que nadie sea malo!», prosigue el empleado de Fukushima, que concluye: «Muchos de los trabajadores de la planta viven cerca de aquí. Todos, incluido yo mismo, somos víctimas del desastre».