20110221061744-1.necesidad-llorar.jpg

 

21/02/2011 0:14:24

 

Los humanos son los únicos animales que tienen la habilidad de llorar producto de las emociones. Las lágrimas reflejas (reflex tears) están compuestas principalmente de agua (98%), mientras que las lágrimas emocionales contienen la hormona estresante prolactina. Los sollozos o el llanto emocional son una acción biológica necesaria provocada por el cuerpo para liberar toxinas, de ahí el  «me siento mejor» luego de una buena «lloriquera».

 

Según indican los terapeutas, existen dos causas principales para que ocurran las llamadas lágrimas emocionales, estas son: las emociones fuertes o los estados de angustia.

Cuando usted ve a alguien llorando sus instintos se disparan. Ver a alguien envuelto en un mar de lágrimas cerca de nosotros nos compele siempre a acercarnos a la persona, ya sea para ayudarla, protegerla o darle consuelo y apoyo. El llanto activa nuestros instintos protectores, y es también una especie de llamado SOS universal.

Piense también en un bebé: mientras más llora, más ansiamos tomarlo en brazos y arrullarlo.

El llanto es una buena manera de liberar estrés, una reacción biológica vital para nuestro bienestar emocional. ¡Déjelo salir! Nos sentimos mejor después de haber llorado, y a menudo más relajados y menos tensos.

Las lágrimas emocionales liberan hormonas de estrés, por lo que el llanto nos ayuda a liberar tensiones psicológicas. Las emociones pueden incluir el miedo, la felicidad, el dolor o la tristeza. Esto explicaría el porqué después de una pelea o una caída muchas personas se sienten mejor (una reacción que puede ser difícil de controlar, sobre todo cuando la sensación es intensa).

El llanto libera endorfinas, que es la misma hormona que se escapa de las glándulas productoras cuando practicamos ejercicios físicos intensos o durante el sexo, lo cual también explicaría por qué algunas personas lloran después de lograr el orgasmo.

Existen tres tipos de lágrimas: las reflejas, que protegen cuando los irritantes o sustancias nocivas entran en contacto con los ojos; las emocionales, que constituyen una reacción psicológica exclusiva de los seres humanos, y las basales (o continuadas), liberadas como lubricante natural.

 

(Fuente: paperblog)