20110131065419-240px-gabriela-mistral-01.jpg

01/02/2011 0:50:13
   

Gabriela Mistral admiraba profundamente a José Martí, lo consideraba su maestro, el complemento de su espíritu, destacó hoy aquí el poeta chileno Jaime Quezada. La profunda influencia del legado del Héroe Nacional cubano en la obra y en la vida de la Premio Nobel de Literatura (1945) fue traída a propósito de la presentación en esta capital del libro «Con espumas de señales: Gabriela Mistral y Cuba», de la escritora cubana Amelia Roque.



Quezada recordó los viajes de Gabriela Mistral a Cuba y su deseo de quedarse a vivir en ella porque allí había nacido Martí, cuyo ideario formó su espíritu. «Su pensamiento está en mí, forma una sola pieza», confesó en cierta ocasión la universal poetisa.


En la Plaza Juan Sebastián Bach, de Santiago, el también presidente de la Fundación Gabriela Mistral, agradeció en especial a Amelia Roque los aportes y revelaciones del referido texto ensayístico, documental e investigativo, editado por primera vez en Cuba, en 2007.


Asistieron a la presentación del mencionado volumen en esta ciudad el presidente de la Cámara Chilena del Libro, Eduardo Castillo y la embajadora de Cuba en Chile, Ileana Díaz Arguelles, quien destacó la significación del momento como expresión de los profundos nexos culturales entre los dos países.


Castillo alabó el trabajo detallado, acabado, de un texto que ahonda en el amor de Gabriela Mistral por Martí y por Cuba y en la relación que allí tuvo con sus intelectuales y con las publicaciones de la época.


Por esa trascendencia literaria, social y humana de la autora de Desolación, me interesaron estas «indagaciones periodísticas» acerca de la excepcional mujer y sus huellas en Cuba, había acotado Amelia Roque.



 (Fuente: PL)