20101211115606-red-grande-home1-400x267-47.jpg

101/12/2010 05:55:34

Lo conocí a finales del 2007 mientras recorría un lujoso centro comercial de Managua. Me lo presentó uno de mis alumnos con estas palabras: «es un verdadero ídolo del boxeo empeñado en la política.» Dos años después el tricampeón mundial de boxeo Alexis Argüello se quitaría la vida.

Ahora, vía correo electrónico, me llega una reseña sobre una obra de 300 páginas y 36 capítulos, escrita por el periodista nicaragüense Edgard Tijerino, y prologada por su coterráneo escritor, Sergio Ramírez.

El libro cuenta las vivencias de Argüello, también ex alcalde de Managua y conocido en sus años de gloria como el «Caballero del Ring» y el «Flaco Explosivo».

«Este libro tiene la emoción sobre toda la vida de Alexis», resumió Tijerino, editor de deportes del matutino local El Nuevo Diario y director del programa radial Doble Play, en declaraciones a periodistas de ese país centroamericano.

Según me refieren este es el segundo libro que escribe Tijerino sobre la vida de Argüello, y en él habla acerca de las cinco esposas que tuvo en vida el ex pugilista nica, exaltado al Salón de la Fama del Boxeo Internacional, en 1992, y cuyo capítulo matizó: «Me caso, luego existo».

La obra incluye el paso de Argüello por la política, desde los tiempos de la dictadura de la familia Somoza, a finales de los años 70, hasta su acercamiento el movimiento sandinista, liderado por el actual presidente Daniel Ortega, de quien fuera fiel aliado hasta su muerte.

Argüello era un atleta de voluntad irreductible, capaz de las mejores hazañas a la hora de construir golpe a golpe sus triunfos. Tuvo una infancia de pobreza y surgió en el rudo deporte del boxeo en medio de la marginalidad de una sociedad injusta, hasta la luz de los reflectores mundiales que brillaron sobre él y al mismo tiempo brillaron sobre Nicaragua en sus momentos estelares.

En 2008 presentó su candidatura a la Alcaldía de Managua por el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

De acuerdo con las investigaciones de la Policía Nacional de Nicaragua, el ex pugilista se suicidó de un disparo en el pecho con una pistola de calibre nueve milímetros en su residencia, 12 kilómetros al sur de Managua, el 1 de julio de 2009.