20101208065812-amazonia-wikileaks.jpg

08/12/2010 12:55:56

Julian Assange, fundador de Wikileaks está en el ojo del huracán desde que la semana pasada varios medios de comunicación hicieran públicos informes diplomáticos norteamericanos filtrados a través de Wikileaks. Empresas norteamericanas como la tienda virtual Amazon y el servicio de pagos online PayPal han cortado sus vínculos con la web que ha desclasificado documentos secretos del gobierno estadounidense.

El viernes pasado, la dirección «wikileaks.org» dejó de ser accesible después de que la empresa estadounidense EveryDNS.net, que gestiona la dirección, la cancelara.

La compañía justificó la medida con la cantidad de ataques de hackers contra la web, aunque varios expertos consideran que se trata de una excusa.

Como reacción, simpatizantes de la plataforma han creado hasta hoy más de 70 réplicas de la web en Internet, en una reacción al reciente bloqueo de la dirección central de Wikileaks.

Los «mirrors» o espejos, como son llamadas en inglés, son páginas que reflejan todo el contenido de otra web. Con ello, señalaron los administradores de la plataforma de revelaciones, »será imposible sacar a Wikileaks íntegramente de Internet».

Amenazas de muerte

Assange,denunció hoy vía chat con el diario español «El País» amenazas de muerte contra él, sus hijos y sus abogados, mientras sus seguidores hicieron más de 70 réplicas del sitio web tras el bloqueo del mismo producto de la revelación de documentos secretos.

«Algunos sitios de extrema derecha (…) han hecho un llamamiento para atacarme por la vía de mis hijos. Yo ya preveía que esto iba a ocurrir en abril (cuando se revelaron otros documentos), por eso desde entonces he tenido que mantenerme separado de mi familia», explicó Assange, quien está oculto en Londres mientras desde Suecia se le acusa de un delito sexual (no protegerse).

«Creo que la geopolítica se dividirá entre el pre y post Cablegate», añadió Assange, haciendo un juego de palabras con el caso Watergate y la palabra cable, referida a los despachos diplomáticos filtrados.

Las acusaciones por «delitos sexuales»

El australiano afirmó además que «es obvio para todo el mundo» que hay algo «equivocado» en las acusaciones por delitos sexuales emitidas contra él desde Suecia. Sin embargo, no aclaró si pretende seguir ocultándose en Reino Unido o comparecer ante la Justicia sueca.

La fiscal general de Suecia, Marianne Ny, negó la posibilidad de que Assange sea interrogado en Londres, tal como solicitó el abogado Mark Stephens. «No puedo hacerlo. Debo acatar la regulación para contactos e interrogatorios en el extranjero», afirmó Ny el sábado por la noche en el canal TV4.

La fiscalía sueca ha decretado una orden de captura internacional contra Assange. Para Stephens esa orden de captura es una «treta política».

Políticos de EE.UU. en su contra

Su cliente, señaló Stephens en el programa “The Andrew Marr Show” de la cadena BBC, se opondrá jurídicamente a una extradición a Suecia debido a que teme a ser enviado después a Estados Unidos. Y ahí, destacó el letrado, altos políticos norteamericanos han pedido la pena de muerte para Assange.

La ex candidata republicana a la vicepresidencia estadounidense y antigua gobernadora de Alaska Sarah Palin calificó recientemente a Assange de un «agente antiestadounidense» que tiene las «manos manchadas de sangre».

Su compañero de partido Mike Huckabee señaló que “todo lo que no sea la pena de muerte” sería un “castigo demasiado suave” para el activista australiano de 39 años.

Investigación de sus cuentas bancarias

En paralelo, el banco suizo Postfinance está investigando una cuenta bancaria a nombre de Assange, a la que llegan donaciones para la plataforma de revelaciones, informó hoy el diario «Neue Zürcher Zeitung».

El portavoz del Postfinance Marc Andrey confirmó al rotativo que el «Julian Assange Defence Fund» tiene una cuenta en el banco, que es una filial del correo suizo. Las donaciones sirven para financiar los «costos para la defensa» de los trabajadores de Wikileaks, señala la propia plataforma en su web.

«En este momento estamos revisando las relaciones contractuales con Julian Assange», dijo Andrey al diario. Como justificación apuntó a que Assange, de nacionalidad australiana, señaló que tenía un domicilio en Ginebra al abrir la cuenta, aunque también mencionó a Wikileaks, un asunto que se ha «agravado» en las últimas semanas.

«Estamos aclarando si Julian Assange tiene de verdad un domicilio en Ginebra», afirmó.

 (Fuente: Cubadebate/Cubaperiodistas)