20101003080101-3.-aborto.jpg

02/10/2010 21:54:37

Mujeres de Argentina reclamaron la legalización del aborto, en el día latinoamericano a favor de la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. También pidieron que se exhorte al Poder Legislativo a adecuar la norma vigente que penaliza la interrupción voluntaria del embarazo con la normativa internacional que reconoce el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo.

Unas 1.000 integrantes del Colectivo de Mujeres Juana Azurduy, más conocido como Las Juanas, presentaron en distintos tribunales del país un habeas corpus «colectivo y preventivo» para que la penalización del aborto sea declarada inconstitucional.

«Elegimos el habeas corpus porque es la figura que protege la libertad de las personas y, en forma preventiva, pedimos que la justicia nos ampare si quedamos embarazadas y queremos interrumpirlo», explicó a IPS Gabriela Sosa, de Las Juanas, quien considera demás que «el marco político y social es muy adecuado ahora para avanzar en una norma que despenalice el aborto».

En Argentina, el aborto es ilegal y está penalizado con cárcel, salvo cuando el embarazo es fruto de una violación, cuando la madre corre peligro de muerte o cuando la gestante «es idiota o demente».

Pero a pesar de esta norma, cada año se producen entre 460.000 y 600.000 interrupciones voluntarias del embarazo, según el informe Estimación de la magnitud del aborto inducido en Argentina, elaborado por expertas de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y del Centro de Estudios de Población.

En América Latina sólo Cuba —además del estado libre asociado de Puerto Rico y el Distrito Federal de México— no lo penaliza. El resto se divide entre los países que lo criminalizan sin excepción alguna —Chile, El Salvador y Nicaragua— y los que lo permiten sólo con causales muy restrictivas.

En Argentina, las organizaciones de mujeres desde hace varios años realizan campañas a favor de despenalizar esta práctica, pero chocan siempre con la resistencia de los sectores más conservadores.

Este año, el ambiente parece ser más favorable. Desde marzo, la Cámara de Diputados del Congreso legislativo analiza un proyecto de ley para la despenalización, respaldado por medio centenar de legisladores de distintos partidos políticos.

La casi veintena de proyectos anteriores sobre el aborto nunca habían pasado de su presentación a lo largo de los años, mientras el actual ya fue analizado en comisiones, un paso previo al debate en la sala plena de diputados.

La idea de algunas senadoras es que la interrupción del embarazo se permita cuando esté en riesgo la salud de la madre, entendiendo este concepto con un criterio amplio que incluye su salud física y mental.

Las organizaciones de mujeres no cuentan con el apoyo de la presidenta argentina, Cristina Fernández, quien se manifestó en contra de legalizar el aborto.

(Fuente: IPS)