20100909043707-lucius-walker.jpg


Con la muerte del reverendo Lucius Walker, fallecido en Nueva York a los 80 años, Cuba pierde a uno de sus grandes y leales amigos, luchador incansable contra el bloqueo estadounidense a nuestro país, y solidario consecuente en los más difíciles momentos de la revolución. También el mundo se ha quedado sin uno de sus pacifistas más incansables y más importantes de estos tiempos.

La confirmación del su fallecimiento se conoció la víspera en un comunicado de la organización que él dirigía, pastores por la paz: «es con tristeza inconmensurable que le escribimos para hacerle saber de la muerte esta mañana de nuestro querido y heroico, profeta líder, el reverendo Lucius Walter», reseña el cable de Prensa Latina que nos trajo la noticia.

Lucius nació el 3 de agosto de 1930 y su trabajo pacifista sobresalió por la lucha incansable en favor de la libertad de cinco cubanos antiterroristas presos en Estados Unidos.

Era uno de los creadores de la Fundación Interreligiosa para la Organización Comunitaria (IFCO), creada en 1967. De 1973 a 1978, fue secretario general asociado del Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en Estados Unidos.

Pastores por la paz organiza las caravanas de la amistad estados unidos-cuba y sistemáticamente había roto el bloqueo norteamericano, trayendo a la isla equipos de computación, ómnibus y medicinas para el pueblo cubano.

Desde 1992, IFCO/Pastores por la Paz han trabajado para poner fin al bloqueo económico, financiero y comercial de Washington contra Cuba.

Walker impulsó en julio de este año la 21 Caravana de Amistad con Cuba con asistencia humanitaria y medicinas en sus famosos camiones escolares amarillos, sin pedir autorización ni licencia.

El objetivo explícito de tal iniciativa es romper el bloqueo estadounidense contra Cuba, el cual consideraba parte de una política inmoral.