20100716181534-placetas.jpg

Por Mercedes Rodríguez García

Las calles de Placetas son anchas, paralelas y perpendiculares, y creo que la caracterizan más que la fama de ser un pueblo donde, en invierno, «chifla el mono». Pero los que ahora rechiflan de alegría y con un sol que pulveriza las piedras, son sus habitantes. En medio del cotidiano batallar tienen motivos para compartir la furia auténticamente futbolística con la alegría de un nuevo 26 de Julio.

¡Claro que unas pocas horas no resultan suficientes para detallar a esta tierra villareña que puso en tres y dos a los remedianos cuando, huyendo de los constantes ataques de piratas en el siglo XVII, debieron escoger entre El Copey —lugar muy cercano al Oeste, donde se encuentra actualmente la ciudad— y las tierras que los asentaron definitivamente, llamada Santa Clara.

La cuestión es que la hermosa Villa de los Laureles luce muy distinguida por estos días que motivan a sus pobladores para proclamar éxitos y hazañas productivas, no sin el espíritu crítico que los ayuda a enfrentar problemas y dificultades comunes a la generalidad de los cubanos, seres extraordinarios a quienes nada ni nadie nos quita el chiste de la boca.

GRANITOS PARA FUNDIR

Junto con Ranchuelo y Sagua la Grande, Placetas aportó millones de millones de millones de granitos de arena para que Villa Clara resultara la sede del acto central  por el 57 aniversario del Asalto al Moncada. (Alguien me dijo que la arena salió en su totalidad de la Empresa de Conformación de Metales y Fundiciones, única de su tipo en el país.)

Según el ingeniero civil Carlos Manuel Perdomo, su director, los tiempos han corrido con suerte pues no les ha fallado la materia prima para fundir artesanalmente productos y componentes de carpintería de aluminio, como ventanas y muebles para exterior del tipo bancos, columpios, sillones, juegos de mesa y sillas coloniales.

Muy duro el trabajo que realizan 250 trabajadores, hombres en su mayoría. Gracias a la probada experiencia y capacidad de este colectivo ya han vendido 5 millones 926 mil pesos (CUC y MN), algo más por encima del plan real alcanzado en igual etapa de 2009.

¡Y para ello sí que requieren arena! Por ejemplo. Para fabricar un columpio es necesario una semana de trabajo, 12 obreros y 240 kilogramos de aluminio (el 75%), que una vez fundido se vierte en moldes de arena. Cada uno de estos preciosos balancines pesa 170 kilogramos, y se venden en el mercado en 2 mil 700 pesos convertibles.

GRANITOS PARA DIVERTIR

No, ¡nada de playa! Se trata de los que aportaron los13 trabajadores del centro nocturno «Los Paragüitas», quienes recibieron el día de nuestra visita la bandera que les acredita la condición de Colectivo Vanguardia Nacional, otorgada por la CTC y el Sindicato de los Trabajadores del Comercio, la Gastronomía.

Ellos aportaron un millón 300 mil 800 pesos al presupuesto del Estado, con una ganancia de 52 mil pesos. (Por encima de lo planificado para el primer semestre del actual año.)

En «Los Paragüitas» la recreación es de dos tipos; sin consumo de bebidas alcohólicas para los adolescentes y jóvenes durante toda la semana de 8 a 10 y 30  de la noche. Y como a nuestros muchachos les encanta el baile ¡refresco y discoteca hasta que se cansen! Los sábados y domingos se ofrecen espectáculos nocturnos con agrupaciones musicales y talento artístico de la localidad, que  ameniza el salón con capacidad para unas 80 personas.

Mediante reservación usted puede ocupar una de  las 34 mesas disponibles, tomar ron y cerveza. ¿Cuánto? Depende del  consumidor. Pero según me contó Rafael López Alejo, el administrador, para cuatro personas el desembolso promedia entre 120 y 180 pesos. (MN)

GRANITOS PARA PRODUCIR

Aquí el aporte al 26 de Julio villaclareño fue de ¡toneladas!. El hierro recuperado por la Unidad Empresarial de Base Luis Arcos Bergnes, perteneciente a la Empresa de Talleres Agropecuarios (Grupo GELMA del Ministerio de la Agricultura), permitió la fabricación de implementos para la siembra y roturación de tierra, entre ellos 305 del famoso arado ETA 3D, con calidad certificada.

Importante, porque este modelo y otros que se distribuyen a nivel nacional sustituyen importaciones en tiempos en que las finanzas no andan muy bien y a la tierra no le sacan todos los granitos que necesitamos.  (Y aquí los granitos se llaman, genéricamente hablando,  ¡frijoles!)

También los 80 obreros calificados de esta unidad insignia cubana, son los encargados de reparar los silos de las cosechadoras, la estructura metálica de las rastras para transportar ganado, y construir la carrocería de un transporte alternativo de pasajeros conocido como «guarandinga», puesto de moda  allá por años 70 y ahora «resucitado» por las urgencias que todos conocemos.

En resumen, junto con unas novedosas herraduras, grapas para cercados y malla perimetral, al cierre de junio el plan de producción superó en 8 mil pesos (CUC-MN)  el millón 36 mil planificado para la etapa.

¡Y no se imaginan la contentura de estos hombres dirigidos por Eduardo Monteagudo Gómez,  a quien no se cansa de elogiar el ingeniero mecánico José González Raismundo, director general de la Empresa Provincial, «por los 11 años  de batallar incansable al  frente de una industria con altas y bajas pero que se ha mantenido contra viento y marea.»

GRANITOS PARA LA VIDA

Esos que resaltó Noel Rodríguez Cárdenas, el Primer Secretario del Partido, y  también me pudo haber hablado José Antonio Suárez Peña, Presidente de la Asamblea del Poder Popular  en el municipio,

Se trata de partículas humanas que unidas hacen tambalear los egoísmos y crecer la dignidad. De aquellas diseminadas  en los más de 600 kilómetros cuadrados de la Villa de los Laureles.

Granitos  que aportan los que salvan vidas, producen alimentos; atienden al público detrás de un mostrador, enseñan o estudian en las aulas, dirigen o administran una unidad de base, pintan un cuadro, tocan la guitarra, escriben un poema...

La misión es permanente. Según Noel, «granito a granito generar tormentas productivas que nos permitan vivir mejor,  de modo que las carencias no nos arrebaten el sueño y el cuerpo se disponga al trabajo creador…»

Cualquier mes del año, cualquier semana del mes, cualquier día de la semana, a cualquier hora del día.