20100623173153-inf-nota39336-misil-israel.jpg

Israel puso en órbita este martes el satélite espía Ofek 9, el sexto lanzado por el Gobierno de ese país con la intención de monitorear el programa nuclear con fines pacíficos que adelanta Irán. Autoridades israelíes acusan a esta nación del Golfo Pérsico de intentar dotarse con armamento de destrucción masiva, argumento que ha sido desmentido en reiteradas ocasiones por los voceros iraníes.

El ministerio de Defensa israelí anunció este martes la puesta en órbita del satélite espía Ofek 9, con el cual este país prevé monitorear el programa nuclear con fines pacíficos que adelanta Irán.

«Hace unos minutos el Estado de Israel lanzó un satélite Ofek 9 desde la base de Palmachim», indicó el ministerio de Defensa de Israel, que en un comunicado agregó que se estaban realizando evualuaciones sobre el lanzamiento.

El Gobierno evitó seguir dando detalles acerca del nuevo satélite, sin embargo, la radio pública israelí indicó que el nuevo aparato contaba con una potente cámara capaz de tomar fotos de alto poder de resolución.

Adicionalmente, la radio local adelantó que el Ofek 9 tiene como principal objetivo vigilar el proyecto nuclear iraní con fines civiles, el cual Israel, en clara alineación con Estados Unidos, alega que es un intento de Irán para dotarse de armas de destrucción masiva.

El medio radial estatal israelí también indicó que con este nuevo lanzamiento, Tel Aviv contará con seis satélites en servicio destinados al espionaje.

El dispositivo espacial fue elaborado por la compañía Israel Aircraft Industries y se colocó en órbita con un cohete Shavit, también de fabricación israelí.

El Shavit es un lanzador orbital propulsado por combustible sólido que se deriva del misil balístico y posee un alcance medio.

En el 2004, Israel trató de poner en órbita el Ofek 6 pero este intento fracasó debido a que el aparato se precipitó al Mediterráneo por presentar fallas técnicas.

Las autoridades israelís acusan al Gobierno iraní de intentar desatar una carrera nuclear en el Medio Oriente, pese a que en la región es precisamente Israel la única potencia atómica que, además, no se ha adherido al Tratado de No Proliferación (TNP).

Luego de que el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) determinó el pasado miércoles imponer una cuarta serie de sanciones contra Irán, por su negativa de detener sus actividades nucleares con fines pacíficos, un ex jefe del Mossad (inteligencia israelí) propuso un ataque preventivo contra Irán.

El Gobierno de la República Islámica ha manifestado, en reiteradas oportunidades, el carácter pacífico de su programa nuclear y, como muestra de transparencia, firmó el pasado mes un acuerdo con Brasil y Turquía para recibir combustible atómico altamente enriquecido de parte de Ankara, a cambio de uranio débilmente procesado.

Pese a las nuevas sanciones tomadas en el Consejo de Seguridad por presión de Estados Unidos, Irán ha anunciado que construirá próximamente un nuevo reactor, de mayor potencia que el que posee actualmente, para la investigación nuclear con fines médicos.

(Fuente: Telesur)