20091202133609-9.-obama-y-la-guerra-caricatur.gif

 

El presidente de EEUU, Barack Obama, pronuncia este martes un esperado discurso sobre su nueva estrategia militar en Afganistán, que representa uno de los mayores riesgos políticos de su presidencia. Los enormes desafíos militares y diplomáticos, la advertencia del comandante militar estadounidense de que puede perderse la guerra y la creciente vulnerabilidad de su propia posición política, exigen al máximo al presidente norteamericano, tras meses de deliberaciones sobre la estrategia a seguir en Afganistán.

Obama planea dar una nueva imagen de esta guerra que ya dura ocho años y que, debido al creciente número de estadounidenses muertos en combate, tiene consternada a la opinión pública, afectada además por el desempleo y la caída del ingreso de los hogares.

Según la agencia AFP el mandatario «deberá convencer a los escépticos, quienes temen un empantanamiento en Afganistán del tipo ocurrido en Vietnam, de que un plan para llevar a 100.000 el número de efectivos puede conducir a una estabilidad y al retorno pronto a casa de las tropas enviadas a aquel país tras los ataques del 11 de setiembre de 2001».

Obama estuvo lidiando durante meses para tomar una decisión que algunos de sus partidarios temen pueda terminar con su promesa de cambiar la política en Estados Unidos. Sus asesores afirman que nunca se le borrarán las imágenes de un desgarrador viaje que realizó a una base aérea de Delaware para rendirle honores a los soldados caídos en combate.

El discurso de mañana martes en la Academia Militar de West Point, también tratará sobre la estrategia de Estados Unidos en Pakistán. Se supone que Obama advertirá a los aliados de la OTAN de que «el combate en Afganistán es también un asunto de ellos, y que les pedirá que envíen más tropas».

Noticias relacionadas