20091114054137-bomberos-small-.png

Por Mercedes Rodríguez García

Este año conmemoramos el 313 aniversario de la creación del Cuerpo de Bomberos de Cuba. «Más de tres siglos de existencia, se dice fácil, lo difícil es imaginarse cuánto ha representado digamos, en el salvamento de vidas humanas», expresa el capitán Julio Alfonso Padrón, jefe del Comando de Protección contra Incendios del municipio de Santa Clara.

Ocurrió un 13 de noviembre de 1696 y el hecho tuvo lugar en la región central, conocida entonces como provincia de Las Villas, hoy Villa Clara. Por entonces, los vecinos de la naciente y floreciente urbe de Santa Clara, comenzaron a preocuparse por los incendios que sobrevenían y, en muchos casos, no dejaban piedra sobre piedra. De ahí que la comunidad acordara sufragar los gastos para comprar diferentes herramientas y equipos, entre ellos la primera bomba de agua para sofocar los incendios.

«Quisimos celebrar la efemérides de manera simbólica y solmene con un cambio de Flores en el Memorial Che Guevara, y después, en un acto político-cultural en el Comando Central, ubicado en el reparto José Martí, estimular a un grupo de combatientes que se han destacado durante 2009», relata el joven oficial.

Refiere que de enero a la fecha han disminuido los incendios, la mayoría originados en viviendas, debido en lo a sobrecargas en la red eléctrica intradomiciliaria, «se recalientan los conductores, entran en corte, surge la chispa, luego la llama, y tenemos el incendio que puede ser de menores o mayores proporciones, pero que siempre deja pérdidas materiales, lesionados y, por suerte, no tantos fallecidos.»

También han tenido lugar ejercicios demostrativos de despliegue combativo, con el objetivo de que la población aprecie las técnicas y habilidades en la extinción de incendios, aunque la intervención de estas fuerzas pertenecientes al Ministerio del Interior no se limita a los siniestros, sino también a diferentes acciones de rescate y salvamento en épocas de intensas lluvias, ciclones, derrumbes y accidentes, entre otras donde los protagonistas suelen ser atrevidas mascotas que han quedado atrapadas en árboles de gran altura y amas de casas distraídas cuyos herméticos apartamentos han quedado sin acceso  debido a llaves extraviadas u otras circunstancias que han exigido el escalamiento y posterior penetración por balcones y ventanas.                                   

Satisfecho explica Julio que 2009 ha sido un año de intensa superación y preparación para los combatientes de los comandos con que cuenta el territorio, que han debido adiestrarse y familiarizarse con modernos medios complementarios como equipos de rescate y salvamento, y otros de protección personal. «En específico -aclara- carros cisterna y autocisterna, muy maniobrables, con mandos computarizados y cabina climatizada».

Por diversas causas entre las que aparecen casi siempre la negligencia y el descuido, los combatientes arriesgan sus vidas por salvar la de los demás. De ahí el homenaje que en este Día Nacional del Bombero les rinde todo el pueblo por el coraje y la consagración puestos a prueba desde tiempos tan lejanos. En especial a la primera mujer bombera de Cuba y América Latina, Enriqueta Reyes González, quien falleció el pasado año a los 88 años de edad en el municipio villaclareño de Ranchuelo, donde, en la década del 50, lideró el comando contra incendios de esa localidad.