20090522033643-fredyy-asiel.jpg

 

Por Osvaldo Rojas Garay

Con el play off a su favor por dos victorias a cero, el equipo de Villa Clara retorna a su cuartel general del estadio «Sandino», de Santa Clara, para desarrollar a partir de este jueves, tres partidos de pegueta, de ser necesario.

Para el tercer desafío del play off semifinal oriental, Eduardo Martín tiene listo a su principal carta de triunfo: el sensacional Freddy Asiel Álvarez, vencedor en tres ocasiones de los santiagueros en la fase de cuartos de final del clásico de la pelota cubana.

El derecho de Sierra Morena, exhibe balance de dos sonrisas y un fracaso contra los avileños en series nacionales.

El derecho Valeri García pudiera ser el hombre designado por Ciego para lanzarle a Villa Clara.

Mientras tanto, Roger Machado posiblemente le entregue la bola al derecho Valeri García, quien tiene su cuenta pareja contra los villaclareños: 2 y 2.

Aunque en el béisbol no se sabe nada hasta el último out, la ventaja anaranjada pudiera tornarse decisiva, de acuerdo a lo que arrojan las estadísticas en duelos de esta naturaleza.

Hasta el momento solo en cinco oportunidades ha podido revertirse un 0-2 en juegos de esta naturaleza, dos de esas ocasiones fueron en cuartos de finales, otras dos en semifinales y una vez en la disputa de la corona.

El primero en hacerlo fue Santiago de Cuba, que salió debajo frente a Industriales en la pugna por la corona en 1999, empató a dos victorias el tope, cayó en el quinto choque y finalmente se impuso en los restantes encuentros, con sonadas lechadas de Norge Luis Vera y Ormari Romero.

En la siguiente campaña, Industriales aventajó a Metropolitanos en cuartos de finales, tras ceder en los dos primeros juegos.

Un año más tarde (2001), las Avispas santiagueras le «viraron la tortilla» a Camagüey en la semifinal oriental, y le ganaron cuatro desafíos seguidos, después de ceder en los dos topes iniciales.

Nada está decidido, pero Villa Clara está más cerca de la meta.

Al igual que los montañeses, por segunda vez los azules de la capital, lograron la hazaña en el 2006 contra la Isla de la Juventud, luego de comenzar con un par de derrotas sucesivas en cuartos de finales.

Y, el pasado año, en semifinales, Pinar del Río abrió perdiendo frente a Sancti Spíritus, pero terminó llevándose «el gato al agua», cuatro victorias a tres.

Estos datos son bastante ilustrativos de lo favorable que resulta arrancar con dos victorias en enfrentamientos como éste. Si a eso se le añade el ritmo de juego que ha enseñado el «Villa Clara» en la postemporada cubana hay razones para pensar que Martín y sus muchachos no se conformarán con la media naranja que trajeron del «José Ramón Cepero» y tratarán de sacarle a los avileños ¡la naranja entera!