20090520135702-portada1.jpg

Por Mercedes Rodríguez García

Gays, lesbianas, transexuales y travestis, marcharon por las calles de La Habana a ritmo de conga como parte de la conmemoración del Día contra la Homofobia. Esta es la tercera ocasión, segunda de manera multitudinaria, en que Cuba celebra la jornada que recuerda el 17 de mayo de 1990, cuando la Organización Mundial de la Salud eliminó a la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales.

"Esta conga arrollando por la Rampa no es una marcha por el orgullo gay", sino una manera de distinguir el 17 de mayo como Día Mundial contra la Homofobia, explicó La master en Sexualidad Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), organizador de las actividades.

Hay que "llamar la atención sobre esta realidad silenciada, desconocida, temida y mal interpretada, que conduce al odio, a la falta de respeto, de solidaridad, a la falta de amor entre las personas, por desconocimiento. Esta jornada es parte de una estrategia educativa más amplia, que durará todo el año", detalló Mariela.

La jornada cubana contra la homofobia y la transfobia, con subsedes en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y el cine teatro Astral; y actividades colaterales en otras instituciones culturales y salas de teatro, integró espectáculos artísticos, presentación de libros, revistas y lecturas de poesías; y un espectáculo artístico nocturno, con la participación de travestis.

También fue espacio para presentar películas y documentales y las campañas por el respeto a la libre orientación sexual, del Cenesex y Homofobia y VIH, del proyecto de Hombres que tienen sexo con hombres (HSH), del Centro Nacional de Prevención de ITS/ VIH/sida.

Mariela convocó a la población cubana a sumarse a este espacio educativo de reflexión, amistad y solidaridad, "para que la Revolución sea más profunda y abarque más ampliamente todos los aspectos de las necesidades del ser humano", precisó.